Los coches eléctricos van ganando territorio poco a poco y el mercado les va haciendo un hueco (no demasiado grande por el momento). Porque, nos guste más o menos, el futuro de los coches va encaminado por ellos y cada día con más velocidad.

La gran pega por el momento son determinadas dificultades que presentan, con un uso todavía limitado y una recarga más complicada y larga que en vehículos con motor de combustión. Pero la larga, y dependiendo del uso que se le dé sobre todo, pueden acaban saliendo más económicos y una buena opción de compra. Así que vamos a analizar más detalladamente cada apartado para conocer algo mejor a este tipo de coches.

Precio

Los coches eléctricos por el momento salen más caros que cualquier otro tradicional. Principalmente una de las cosas que los hace ser más caros son las baterías de litio que la mayoría de ellos equipan. Este problema podrá ser evitado en un futuro, con baterías con el doble de autonomía a la mitad de precio.

baterias de coche electrico grandesSi estás pensando en comprar uno, debes saber que sale rentable siempre y cuando vayas a utilizarlo mucho y hacerle gran cantidad de kilómetros, especialmente en trayectos cortos, ya que de momento son incómodos para desplazamientos por su corta autonomía (de la que hablaremos después). Las emisiones de estos coches no son comparables con uno tradicional (es una de las realidades irrefutables del coche eléctrico) por lo que si se quiere ser consecuente con el medio ambiente, a pesar del mayor precio, la diferencia es enorme.

Recarga

El gasto de un coche eléctrico es infinitamente menor que el de uno tradicional, ya que unos 100 kilómetros pueden salir a 1,50 euros (en función de cuándo lo cargues), frente a las cantidades que todos estamos acostumbrados a pagar por la gasolina o el gasóleo. Lo malo de esto es la tardanza de las recargas, ya que aunque normalmente puedas ponerlo a cargar por la noche y usarlo todo el día, no hay muchos aparcamientos habilitados de recarga.

Resulta ideal si dispones de un garaje donde puedas recargarlo, en una plaza de la que vas disponer siempre. En el centro de Madrid hay algunas plazas reservadas para coches eléctricos en las que se puede recargar, pero claro, son escasas por el momento.

recarga coche electricoPor otro lado, están las electrolineras que reducen los tiempos de carga son de entre 30 minutos y una hora. Por ahora son bastante pocas (hay aplicaciones de móvil para localizarlas) y… ¿qué pasa si cuando llegas están todos los puntos de carga llenos? gastarás tiempo… y es posible que te puedas quedar tirado sin poder recargarlo.

Pero poco a poco, esto se irá resolviendo y aumentando los puntos de regarda. Además de los planes de ampliar la red de supercargadores de Tesla en Europa, en Madrid están empezando a funcionar las metrolineras, que son puntos de carga que pone el Metro de Madrid a disposición de los usuarios de coches eléctricos recargen sus coches gratis. Las metrolineras funcionan gracias al uso de la energía generada por la frenada de los trenes, un proyecto idéntico al de Renfe.

Autonomía

Mitsubishi i-MiEV azul toma eléctricaLa autonomía varía bastante según el modelo, pero suelen rondar los 200 kilómetros. Esto es una pega que limita el uso del coche en viajes largos y se multiplica si le sumas la dificultad de encontrar electolineras (aunque los puntos de recarga existentes no se usan demasiado). Además, te obliga a planear mejor los trayectos por ambos motivos, autonomía y dificultad de recarga.

Como ya hemos dicho, sólo en caso de trayectos cortos puede ser rentable, y deberían ser muchos para que lo que ahorras en consumo se compense con lo que pagas de más por él en la compra. No sólo eso. Muchos estudios indican que esos 200 km de autonomía son suficientes, ya que suponen más del 85% de los desplazamientos.

Aparcamiento y mantenimiento

Enchufe recarga gasolineraA la hora de aparcar un coche eléctrico, todo son ventajas. En el centro de Madrid es totalmente gratis aparcar un coche eléctrico, sin preocuparse de la hora ni la zona en que estés. Y es que las grandes ciudades cada vez más, se preocupan de cuidar a los usuarios de coches eléctricos ya que el ruido y emisiones que generan es mucho menor, lo que mejora la calidad urbana. Además, el mantenimiento es más barato debido a la menor necesidad de componentes como filtros, menor desgaste de frenos y el ahorro en lubricantes y aceites.

Fuente: Consumer, Nissan

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta