Existen muchos factores que pueden diferenciar si un desliz del coche puede suponer un accidente o un simple trombo que fácilmente hemos podido controlar. La mayoría de accidentes de coche que se producen en la carretera son causados principalmente por errores humanos, aunque es cierto que al veces el estado del asfalto o las condiciones de la carretera pueden influir de manera determinante la mayoria de las veces no suele es el motivo principal.

Cuando hablamos de errores humanos podemos pensar que nos estamos refiriendo a exceso de velocidad en la vía, distracciones, alcohol… aunque, por ejemplo, que las ruedas no tengan la presión correcta también pueden ser causa de múltiples accidentes y la razón de que estos se produzcan es que el conductor del vehículo no ha mirado la presión de las mismas. Muchos de estos accidentes podrían ser evitados teniendo en cuenta algunos consejos de mantenimiento muy básicos.

En esta ocasión podemos hablar de un tema que también ha causado muchos accidentes de tráfico y que podrían haberse evitado con algunos consejos muy elementales, como por ejemplo, con una correcta colocación de la carga en el remolque:

Entender las leyes de la física, los pesos y la velocidad parece completamente absurdo cuando nos muestran de esta forma tan animada qué ocurre cuando los pesos de un remolque se desestabilizan. Cuando en un primer momento ambos pesos están repartidos de manera equilibrada, el coche recibe un impacto trasero los movimientos que realiza son mínimos y fácilmente controlables.

Sin embargo, cuando se distribuye el peso de manera irregular la misma acción que se ha realizado con anterioridad parece causar un daño mucho mayor: El coche se descontrola bastante más y es imposible de controlar. Es por esto que siempre debemos tener en cuenta que el coche este bien proporcionado, sobretodo en caso de llevar remolques.

Fuentehttp: cvsa.org

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta