Es muy recomendable que los cochestengan un chequeo médico anual. Sin embargo, debido a la crisis económica, cuatro de cada diez conductores afirman haber retrasado el mantenimiento, revisión o reparaciones de sus automóviles, debido al elevado gasto que suponen (más en coches de alta gama)

Si no se hace un correcto mantenimiento de un coche aumenta las probabilidades de avería en un 20%, lo que aumentará el coste del arreglo en el futuro y condicionará la seguridad del vehículo. Cuanto más se espacien las revisiones, peor será el estado del coche y habrá que cambiar y verificar más cosas. Pero se puede reducir el coste de las revisiones si se siguen estas cinco pautas, con las que el mantenimiento y revisión sean lo más baratos posibles:

Mantenimiento preventivo

No hay que esperar a que el coche haga ruidos extraños, eche humo o vibre para cuidarlo. Porque hay vida más allá de llenar el depósito. Si revisas y cambias de forma rutinaria piezas y líquidos, ahorrarás dinero a largo plazo. Tú mismo puedes controlar periódicamente estos diez elementos del coche (en el manual te dirán cómo):

  • Amortiguadores: Puedes probarlos botando un poco. Cuando se deje de ejercer presión, el coche no debe moverse. De todos modos, al no ser un desgaste muy perceptible para el conductor, se aconseja realizar revisiones periódicas cada 20.000 kilómetro.
  • Anticongelante: en lugares de bajas temperaturas, revisarlo cada semana.
  • Faros: nunca dejes uno sin reparar. Verifíca las bombillas de manera periódica. Ojo al deterioro de los faros.
  • Limpiaparabrisas: revisarlos a menudo y poner otros si están rotos o quebradizos, o una vez al año.
  • Líquido de dirección hidráulica: una vez al mes, mirar su estado y llenarlo cuando el nivel esté bajo.
  • Líquido de frenos: ver cada 30 días y rellenarlo cuando sea preciso.
  • Líquido de limpiaparabrisas: Verificar su nivel al llenar el depósito de gasolina. Agregar agua y un poco de limpiacristales.
  • Líquido de transmisión: conviene revisarlo cada 30 días con el motor encendido, pero no caliente, y el freno de mano puesto.
  • Neumáticos y llantas: Debes llevar los neumáticos con la presión adecuada, que indica en el manual. Y observar las llantas de vez en cuando para detectar grietas, abultamientos o desgastes.

Limpieza

Si el motor está limpio, se reduce la frecuencia de las reparaciones y alargas la vida del vehículo. La suciedad en el motor puede elevar la temperatur y provocar recalentamiento, tanto en el interior como en el exterior.

Pero el automóvil no solo hay que limpiarlo por dentro. En este caso, la belleza exterior también es importante: una carrocería limpia dura más, y si se encera cada cierto tiempo, se protege de la corrosión. Sigue nuestros consejos sobre lavar bien el coche. Cuanto más cuidado está, más dura y menos se devalúa.

¿Taller oficial?

Cuanto más se espacien las revisiones, más habrá que comprobar después y más dinero costará. Se puede buscar la opción que más se ajuste a cada bolsillo y, según el Reglamento 1400/2002, se pueden realizar las revisiones de mantenimiento en cualquier taller independiente. Sobre este punto quizá te interese conocer en qué casos pierdes la garantía si llevas el coche a un taller independiente.

Podrás encontrar el mismo servicio de las casas oficiales en otros talleres, a un precio mucho menor.

Haz tú mismo las revisiones sencillas

Si haces cosas tú mismo, ahorrarás dinero. Además, existen talleres de alquiler, donde podrás hacer incluso reparaciones más complicadas, sin pagar la mano de obra. Eso sí, ante la mínima duda, no lo hagas, pues un error puede ocasionar un accidente o provocar averías irreparables o mucho más caras que la inicial.

Estas tres cosas las realizan en las revisiones básicas. Sin arreglo de averías, cuestan unos 200 euros:

  • Cambiar el aceite y su filtro: El aceite y el filtro tienen una vida limitada y, por término medio, hay que cambiarlos a los 20.000 kilómetros o a los dos años. No es difícil hacerlo uno mismo, pues en todos los manuales de los coches se indica con claridad cómo llevarlo a cabo.
  • Cambiar la batería: Al abrir el capó del coche, se ve de inmediato la batería. Comprobar cómo está es sencillo, y cambiarla, también. Puede hacerse con una simple llave inglesa y con cuidado. Pero en caso de duda, acude a un profesional. ¿Has leído nuestors consejos para comprar una batería?
  • Cambiar filtro del habitáculo: Basta con poner un filtro nuevo con ayuda de un destornillador. Es importante en casos de alergias.

¿Piezas oficiales?

Con las piezas sucede algo muy similar a lo que ocurre con los talleres oficiles. Los recambios que no son de la marca no son de peor calidad, pero sí son mucho más económicas. Para empaparte bien qué supone te recomendamos leer el artículo Recambio original o de calidad equivalente, donde se da respuesta a todas las dudas que te puedan surgir.

Fuente: Consumer
Foto: cc Flickr Brutalworks

1 COMENTARIO

Deja una respuesta