Si conoces las diferencias entre un motor diésel y gasolina, sabrás que las bujías son una parte importante de los coches de gasolina. Son las que se encargan de generar la chispa para que el motor funcione de manera correcta. Son una pieza no demasiado caras y que se cambian sin demasiadas dificultades. Sólo hay un problema a la hora de cambiarlas y es que muchos aventureros, por no hacerlo de manera correcta, terminan por romper las bujías nuevas. Si sigues estos para cambiar las bujías de tu coche será difícil que lo hagas mal:

Paso 1. Localizar y limpiar

Cambiar bujías 4El primer paso es bastante sencillo, basta con saber dónde están las bujías. ¿Por dónde empezar a mirar? Hay que empezar retirando la tapa de plástico que suelen llevar encima de del motor, esa que está justo donde el tapón de aceite. Para poder quitarla, normalmente hay que retirar el tapón de aceite, eso sí, ¡ten cuidado de que no introduzcas nada dentro!). Una vez retirada, podemos ver una serie de cables que tienen unas pipas conectadas (sí, se llaman pipas).

Cambiar bujías 5Si has llegado a este paso, enhorabuena, pues las bujías se encuentran dentro de esas pipas. Ahora debes retirar esas pipas con cuidado y limpiar con un cepillo la zona (tanto interna como externa), para evitar que entre suciedad en el motor. Para conseguir una limpieza más profunda, lo más aconsejable es utilizar aire a presión. Si no dispones de tal recurso, siempre puedes coger aire con los pulmones y simular tal proceso.

Paso 2. Extraer la bujía

Cambiar bujías 1Una vez que ya hemos limpiado la zona, toca desenroscar la bujía para poder cambiarla. Para ello, normalmente se utiliza una herramienta especial para ello, pero no es realmente necesario. Podemos optar por usar una carraca con una extensión. Además, necesitarás un vaso de expansión largo (para que pueda introducirse dentro la bujía) de la medida que sea. La desenroscamos y, con cuidado, la sacamos (si la bujía ya no sirve, no hace falta tener tanto cuidado).

Paso 3: Engrasar la bujía e introducirla

Cambiar bujías 2A continuación debes lubricar de manera parcial la superficie de la bujía que estará en contacto con la cámara de combustión, con 3 en 1 o similares. Después, antes de introducir la bujía en el vaso de expansión, es aconsejable meter un poco de papel dentro del mismo para que la bujía no baile y no haya posibilidad de que se caiga a la hora de introducirla en su agujero. Es un fallo bastante común, que se caiga y se rompa, así que antes de nada, asegúrate que con el papel no baila y no se cae del vaso de expansión.

Llega ahora el momento de introducir todas las bujías y apretarlas.

Paso 4: Dejar todo como estaba

Cambiar bujías 6Para finalizar, hay que volver a colocar las pipas en su sitio y tapar toda la zona con el plástico que tiene de serie. Antes de que te pongas manos a la obra, debes tener en cuenta un par de apuntes que pueden ser de gran utilidad y vital importancia:

  • Aunque tengas que quitar el tapón del aceite, lo ideal sería trabajar con él puesto, para evitar sorpresas.
  • Si crees que te vas a confundir con el alojamiento de cada pipa, puedes numerarlas para que a la hora de montar todo de nuevo no te confundas.

Imágenes: Wikihow

1 COMENTARIO

  1. […] Las bujías tienen que tener un color entre gris y blanco. Esto significa que son bujías en las que la especificación de rango térmico de los sistemas de combustión e ignición están correctamente y que, por tanto, el motor está en buen estado. Lo normal es inspeccionar las bujías al menos una vez al año y debes reemplazarlas siempre que sea necesario. Si quieres saber cómo cambiar las bujías de una manera fácil y sencilla pincha aquí. […]

Deja una respuesta