El envejecimiento del parque movil español no debería ser un problema en sí mismo si los coches realizan un mantenimiento adecuado, que es vigilado regularmente en la ITV (Inspección Técnica del Vehículo). Sin embargo, con la crisis económica ha aumentado el porcentaje de coches que no cumplen este requisito en plazo.

La ITV no es sólo un mero trámite, sino un importantísimo test sobre la seguridad de nuestro coche que certifica que podemos conducir sin ningún peligro. Hay gente que acude antes a un taller para que un porfesional compruebe que todo está en orden antes de “pasar el examen”,  pero hay varias operaciones sencillas que cualquier conductor podrá comprobar en tu coche para superar esta reválida con éxito a la primera.

Quién está obligado a pasar la ITV

Lo primero que debes saber es que, si tu vehículo tiene más de cuatro años, estás obligado a pasar la ITV. Hasta que el vehículo cumpla los diez años debe pasar sucesivas ITV cada dos años. Si el vehículo tiene más de diez años, debe pasar la inspección con periodicidad anual.

En el caso de los vehículos comerciales ligeros y pesados varía en la periodicidad, ya que se considera un uso más intenso del vehículo. Los comerciales ligeros (masa máxima admitida menor a 3,5 toneladas) están exentos de ITV hasta los dos años, hasta los seis años la pasan de manera bienal, hasta cumplir diez años deben inspeccionarse de manera anual y de ahí en adelante semestralmente. Por su parte, los comerciales pesados (masa máxima admitida superior a 3,5 toneladas) deben pasar la ITV anualmente hasta cumplir los diez años, cada seis meses una vez superada la década de edad.

ITV

Multas por no pasar la ITV

Si circulas con un coche sin pasar la ITV hay tres los tipos de infracción (en ningún caso suponen retirada de puntos):

  • No se ha pasado la ITV en plazo. Son 200 euros de multa, si pagamos la sanción de manera inmediata.
  • Circular cuando la inspección ha rechazado porque incumple las condiciones técnicas que garantizan la seguridad del conductor y de quienes comparten vías con él. Supone 500 euros sin posibilidad de descuento por pronto pago.
  • El vehículo circule con la ITV desfavorable, en cuyo caso la sanción es idéntica a la de nos haber pasado la ITV a tiempo (200 euros, 100 si se paga inmediatamente y sin retirada de puntos).

Además, es obligatorio llevar en el coche el último informe de la ITV así como la pegatina de validez en la luna delantera, y ojo, porque la multa por no llevarla asciende 150 euros. Si tu coche no supera la inspección, tendrás dos meses para arreglar los fallos y someterte a un nuevo control.

Ahorra dinero al pasar la ITV

Mucha gente opina llevar el coche al taller antes de la ITV. Lo mejor es que tú mismo revises los puntos a continuación y que lo vean luego en la ITV. Si encuentran algo en mal estado, entonces ya lo llevarás al taller. Así evitarás reparaciones innecesarias y ahorrarás tiempo y dinero.

En el centro controlarán aspectos de frenos, humos y amortiguación. Aunque es posible detectar problemas en los frenos o saber cuándo los amortiguadores están en mal estado, son aspectos que deberían ser controlados por un profesional. De todos modos, ayudará a que lleves bien la presión de los neumáticos adecuada para no alterar los resultados de los aparatos de medida y no llevar el maletero cargado o el depósito de combustible hasta el tope.

En el análisis de gases conviene que, antes de ir a la ITV hayas rodado con el motor alto de vueltas y bien caliente. De este modo se limpia el sistema de escape y minimizas las posibilidades de fallo:

  • Coches diésel: circula unos 50 km por encima de 2.500 rpm. Enciende todos aire acondicionado, luneta térmica… para que el motor necesite potencia y se limpie bien. Así eliminarás toda la carbonilla del circuito.
  • Coches de gasolina: La temperatura del catalizador es clave. Rueda con el coche un buen rato antes para que tanto motor y catalizador lleguen a su temperatura óptima de trabajo.

taller_mantenimiento

Verificar el correcto estado o funcionamiento de estos diez elementos que van a ser revisados en el vehículo:

1. Comprueba que las luces funciona correctamente y todas las luces estén bien reguladas. Comprueba que las luces de posición, carretera, antiniebla e intermitentes funcionen correctamente. Los antiniebla delanteros podrían no funcionar y pasaríamos la inspección con defecto grave, pero el trasero debe funcionar sí o sí. Puede ser útil este artículo que explica cuáles son las luces del coche.

2. Cuidado con las pequeñas grietas en tu parabrisas porque te podrían poner pegas dependiendo de su tamaño.

3. Revisa el estado tanto de tus limpiaparabrisas, como el del líquido de lavado.

4. Cerciórate que los cinturones de seguridad anclen perfectamente y, cuando das un tirón, se sujetan perfectamente. De paso, mira que las puertas y ventanillas abren y cierran correctamente.

5. Revisa que ningún testigo falle o se quede encendido por algún fallo.

6. Fíjate bien que las marcas de desgaste de tus neumáticos no hayan desparecido completamente o tendrás problemas. La profundidad del dibujo debe ser superior a 1,6 milímetros en todas las ruedas y no debemos tener “calvas” o superficies con un desgaste anormal. Ya no es que no pasemos la ITV, es que estás jugando con tu propia seguridad.

7. Vigila el nivel óptimo de líquido de frenos para evitar la corrosión de éstos.

8. Asegúrate que tanto los parachoques como cualquier otro elemento externo no anden suelto ni mal sujetados.

9. Verifica que el claxon funciona correctamente.

10 Papeles. Una vez hayamos comprobado que todo está en perfecto estado, hay que asegurarse de llevar los originales de la Tarjeta de Inspección Técnica, el permiso de conducción y el Informe de Inspección Técnica (en caso de no ser la primera vez). Además, es importante verificar que se está al día en el pago del impuesto municipal (IVTM), el seguro y tener los recibos, ya que en algunos centros podrían pedírtelos.

El personal del centro de ITV comprobará que el número de bastidor del coche se corresponda con la información que aparece en los papeles. Por tanto, el número del bastidor troquelado en el chasis debe estar visible. En algunos coches también está en la parte inferior del parabrisas, y no debería estar tapado con nada.

Con estos sencillos pasos, ya sólo nos queda acudir al centro de ITV que más nos interese ya que al ser una competencia transferida a las CCAA, la podemos pasar en cualquier provincia. Sin embargo, la elección será importante ya que nos podemos encontrar precios muy dispares y diferencias de hasta 146% entre una región u otra. Si pides la cita previa, llevas toda la documentación ya preparada y los detalles anteriores revisados, la ITV es un trámite que apenas te costará unos 30 minutos.

Fuente: ITV

4 COMENTARIOS

  1. […] En la ITV se revisan puntos clave en la seguridad del vehículo y su la situación legal. Ahorrarás dinero y tiempo si antes realizas tú este sencillo repaso.  […]

  2. Lo cierto es que una revisión de los elementos básicos del vehículo puede ahorrar muchos problemas a la hora de pasar la ITV. Muchas veces con arreglar detalles como las escobillas de los limpias y asegurarse de que funcionan correctamente todas las luces, la gente se ahorraría muchas ITV desfavorables por acumulación de faltas leves. Mi consejo como trabajador de una ITV en Madrid es hacer una pequeña revisión (puedes hacerla tu mismo) de neumaticos, luces, limpiaparabrisas, etc.

  3. Hola, he estado leyendo sobre los coches de más de 25 años que no es necesario que paguen el impuesto de circulación,yo tengo un coche de 27 años y tendría que haber pasado la ITV en junio de 2014,mi pregunta sería necesito tener los comprobantes del impuesto de circulación para pasar la ITV?

Deja una respuesta