En los tiempos que corren comprar coche de una marca premium es algo que no está al alcance de muchos. Pero… ¿y si se busca en el mercado de coches de segunda mano un coche de una marca de prestigio? Analizamos las razones por las que puede compensar comprar un coche de lujo, aunque

1. Seguridad

Hay superdeportivos y descapotables que se pueden escapar de esta norma pero, por lo general, los coches de lujo tienden a ofrecer más características de seguridad que sus equivalentes de marcas generalistas. Cuando hablamos de coches de ocasión de lujo, esta afirmación es todavía más cierta. En cualquier coche Premium del siglo XXI no faltarán los imprescindibles controles de estabilidad, control de tracción, sistemas de frenado antibloqueo, airbags… Echa un ojo a los resultados de EuroNCAP: casi todos los mejores de su segmento son coches Premium.

2. Comodidad

BMW Serie 5 2013 interior

Olvida aquí de nuevo a los más racing y deportivos. La mayoría de estos coches se han pensado, sobre todo, para tratar bien a sus ocupantes, con un interior muy cuidado en lo referente a materiales, a menudo, de mayor calidad y durabilidad que marcas generalistas.

3. Valor residual

Si te preocupa mucho el dinero y quieres quedarte con el coche unos pocos años, tu opción es un coche premium. Da igual que sea un MINI o un Rolls-Royce. Pagarás más por él, cierto, pero al cabo del tiempo también te pagarán más por él. Las grandes flotas de empresa se nutren de modelos de marcas Premium por este motivo. El contable analiza mucho más allá del desembolso inicial y tiene en cuenta cuánto valdrá ese coche al cabo de unos años… y ahí los coches de lujo siempre ganan.

4. Prestigio

No hablamos de tener un Aston Martin o un Ferrari que hagan girar cabezas a su paso (que también). Nos guste o no, un coche de lujo es sinónimo de que a uno le van bien las cosas en la vida.

5. Nivel tecnológico

mini_cooper-d-2007_r27

Antes de que las novedades tecnológicas se popularicen, las estrenan los coches de lujo. Siempre ha sido así y siempre lo será. De ahí que, cuando buscas un vehículo premium, aunque tenga cinco o seis años, casi seguro que tendrá apertura con mando a distancia, un sistema de infoentretenimiento con conexiones que podrás usar, sensores de luces y lluvia… siempre que no escudriñes en versiones muy básicas, claro.

6. Mantenimiento general

Hay de todo (como en la viña del Señor), pero es más habitual que los coches de lujo, que supusieron un desembolso importante cuando se adquirieron como nuevos, se hayan querido conservar mejor. Las empresas que realizan certificaciones de vehículos usados así lo atestiguan, pues aprueban los test en mucha mayor proporción que los coches de marcas generalistas.

7. Personalización

Configurar un coche a tu gusto es mucho más sencillo cuando hablamos de una marca generalista. Eso es así cuando lo compras nuevo… e incluso cuando rastreas el mercado de ocasión. Ocurre lo mismo que con un iPhone, la cantidad de accesorios disponibles es mucho mayor que los que te encuentras en otras marcas.

8. Potencia

bmw_1_series_m_coupe_04

Si buscas un coche con un montón de caballos bajo el capó, casi seguro que tu elección tendrá que ser un coche de lujo.

9. Calidad

Echa un ojo a las encuestas de satisfacción de los clientes. En los últimos años, salvo alguna excepción, las primeras posiciones las ocupan siempre marcas de primera calidad.

10. No es tan caro

Mucha gente tiene miedo a los costes de propiedad que pueden acarrear estos coches. Desde luego, mantener un Ferrari puede hacer que acabes trabajando para él, pero los coches de marcas premium suelen dar menos problemas y, si conoces un poco el funcionamiento de los sistemas y temes ensuciarse las manos puedes hacer muchos apaños tú mismo (ahí se nota el énfasis en la calidad de construcción).

No vamos a negarte que a veces, elementos que son baratos en cualquier otro coche multiplican su precio. Pero siempre te quedará el regusto de saber, que, aunque sea un coche de segunda mano, lo que estás conduciendo es aún mejor que la mayoría de los coches nuevos a la venta. Solamente te queda buscar y, antes de decidir, comprobar con nuestro tasador gratuito si el precio que piden es el adecuado.

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta