Aunque no seamos conductores noveles, todos tenemos dudas en determinados momentos si tenemos la preferencia o no. Lo más habitual es que el sentido común nos ayude a resolver la mayor parte de las situaciones. Aunque siempre hay conductores que algunas de esas dudas las convierten en infracciones o, lo que es peor, en un accidente de tráfico. Te mostramos algunos de los casos más frecuentes para que evites negligencias que puedan convertirse en un problema mayor.

Rotonda con varios carriles

preferencia7jpg

Tenemos claro que la prioridad en una rotonda la tiene el que circula por la derecha y el que ya está dentro, como norma general. Solo tienes que pensar en la rotonda como en una carretera de dos carriles y una salida a la que quiera acceder el vehículo del carril izquierdo, la prioridad la tiene obviamente el que está en el carril derecho. La misma norma hay que seguir en las rotondas con más de dos carriles: el de la izquierda siempre tiene que ceder el paso al de la derecha. Hace tiempo ya explicamos esto en nuestros consejos para conducir en rotondas.

Carriles entrelazados de entrada y salida

Hay algunos carriles en determinadas carreteras, como es el caso de la M-40 en Madrid, en las que algunos carriles sirven para incorporarse a la vía principal o para salir de ella. Es habitual que, cuando uno quiere salir, se encuentre con otro que quiere incorporarse. Lo habitual es que en estos casos la persona que quiere incorporarse acelere y la que quiere salir decelere. La preferencia es la misma para los dos, pero aquí es donde el sentido común dice que el que sale puede levantar el pie del acelerador y ceder el paso al que se incorpora.

Tramos estrechos

preferencia9

En algunos tramos de vía estrechos donde no caben dos vehículos que circulan en sentido contrario y no hay ninguna señal que indique quién tiene la preferencia, el código dice que tendrá la preferencia el que entre primero o el que tenga más dificultad de maniobra: los camiones primero, seguidos de los turismos y las motos. No obstante, si estación se da en una vía con gran pendiente, siempre tendrá la preferencia el vehículo que se encuentre ascendiendo.

Peatones

En ocasiones, al realizar un giro nos topamos con peatones que están cruzando por una zona sin paso de cebra. Aunque esto suele llevar a enfado del conductor, lo cierto es que el peatón siempre tiene preferencia, aunque no haya un paso de cebra. Más aún si circulas por un arcén donde no haya habilitada una zona peatonal.

Recuerda también que los peatones que estén bajando o subiendo a un autobús en una parada señalizada, tienen preferencia si están entre el autobús y la zona peatonal más cercana. Las comitivas organizadas, filas escolares o tropas en formación también tienen la preferencia.

Cruce de frente

preferencia8

No es raro llegar a un cruce donde quieres hacer un giro a la izquierda y te encuentras con otro coche que viene de frente y pretende hacer el mismo giro o continuar de frente y, además, ambos tienen un ceda el paso. Muy fácil: el primero que inicie la maniobra.

Via pavimentada versus vía no pavimentada

Es habitual que en carreteras secundarias haya intersecciones con caminos no pavimentados. No debería haber dudas en este tipo de casos, pero hay que recordar que bajo cualquier concepto siempre tiene la preferencia el coche que circula por la vía pavimentada.

Ciclistas

Es interesante conocer los derechos y deberes de ciclistas y conductores en la carretera, para mejorar la seguridad. Un ciclista siempre tienen la preferencia cuando un coche, al hacer un giro a la derecha o a la izquierda, se lo encuentre. Los ciclistas que circulan en grupo tienen preferencia en un cruce cuando el primero haya iniciado la maniobra o en el caso de una glorieta, el primero haya entrado.

Fuente: DGT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta