El mercado en España hace tiempo que tiende al europeo y en estos momentos se venden dos coches usados por cada uno nuevo. La crisis ha provocado que los compradores se vuelquen en el mercado de los coches de segunda mano. Pero comprar de ocasión siempre tiene sus riesgos y tenemos que tomar una serie de precauciones y consejos para que la operación no sea un desastre. Lo primero que tienes que hacer es no precipitarte e intentar informarte, comparar y elegir bien lo que quieres.

Comprar un coche de segunda mano tiene sus ventajas y desventajas, y entre estas últimas destaca el desconocimiento general del trato que ha recibido el vehículo por parte de sus anteriores propietarios. Como además los coches demandados son cada vez más viejos, descubrirlo resulta más difícil si cabe, ya que es más sencillo para el vendedor camuflar posibles fallos. Sin embargo, prestando un poco de atención a algunos detalles, para comprobar que todos los componentes están en correctas condiciones, puede hacerse una buena compra.

En esta ocasión hemos recopilado una serie de consejos si estás pensando en comprarte un coche de segunda mano para ayudarte a descubrir esos posibles fallitos.

1. Qué necesitas

¿Haces muchos kilómetros por carretera? ¿Necesitas llevar a tus hijos y transportar muchas cosas? ¿Tienes que atravesar el campo? ¿Te preocupa el consumo? Lo primero que tienes que pensar es que tipo de vehículo necesitas. Prefieres un compacto, un utilitario, una berlina… Una vez escogido esto, ya puedes centrarte en las marcas o modelos. ¿Te gustan los coches potentes? ¿Valoras los elementos de seguridad? ¿Buscas un coche grande y confortable? Estas son algunas de las cosas que debes preguntarte antes de decantarte por uno u otro modelo.

2. Leer es saber

Haz una investigación. Empieza a leer acerca de los coches que más se ajustan a sus criterios. En nuestra página de noticias puedes encontrar información sobre precios, modelos, fotos, consejos e informes sobre multitud de modelos. Cuanta más información obtengas, más difícil será que te intenten estafar.

3. Elegir entre un particular o una empresa especializada

Los talleres o redes de distribución de las marcas siempre ofrecen mayores garantías de compra ante un vehículo con problemas o con algún vicio oculto. Reclamar a un particular, siempre que haya un contrato de por medio, es más difícil, caro y complicado.

3. Inspección exterior del coche

observar visualmente tu coche

  • Delante: Vigila los faros. Si uno parece más nuevo que el otro, puede indicar que ha sido sustituido… posiblemente a consecuencia de un golpe. Otro punto de inspección importante es la junta entre el parabrisas y el techo, para comprobar que está totalmente recto y que no hay ondulaciones.
  • Lateral: Presta mucha atención a las puertas. Si no cierran perfectamente es muy posible que hayan sido reparadas y el coche haya tenido un golpe en esa zona. Un punto clave es la zona de las bisagras. Comprueba que no haya soldaduras recientes o que la pintura cambia de tono (ha podido sufrir un accidente). Si está desgastada en general, es posible que haya pasado mucho tiempo a la intemperie, así que será fácil encontrarse con óxido y gomas de plástico en mal estado.
  • Detrás: El maletero es una zona donde se pueden detectar problemas graves, ya que al no estar a la vista, las posibles reparaciones son más costosas. Hay que fijarse en que no haya soldaduras extrañas en la zona de la rueda de repuesto. Conviene levantar la moqueta y las gomas de esa zona para saber si el coche ha sido repintado, ya que indicaría un paso por el chapista.
  • Elementos no homologados: si el coche lleva un alerón, bajos, luces o ruedas que no figuran en la ficha técnica, acude con el a una estación técnica para comprobar si la supera.
  • Bola de remolque: comprueba si la lleva; si es así probablemente el motor, los frenos o las suspensiones hayan soportado un sobreesfuerzo que puede acortar su vida útil.

4. Inspección interior

Descarta la compra si se enciende algún testigo o no funcionan todos los mandos: aire acondicionado, luces, intermitentes, calefacción, etc. Si hay plásticos sueltos o notas un olor extraño, más allá del típico a tabaco, no es buena señal. Y si huele a gasolina, menos aún.

5. Inspección mecánica del coche

Los fallos mecánicos son más difíciles de detectar a simple vista. Por suerte, ahora hay seguros que cubren fallos mecánicos en coches de segunda mano (y que sirven de garantía en compra/venta de particulares).

6. Cuidado con los km que marca

Hoy en día es complicado que se falsifiquen los kilómetros de un coche, ya que desde hace unos años, al pasar la ITV se apunta el número de kilómetros que tiene el coche en el momento de la inspección. También hay coches verificados por empresas independientes (que evalúan km y estado mecánico), con los que no tendremos ese problema.

De todos modos, las agujas del motor dan pistas. Si cuando el coche está parado no marca 0 revoluciones por minuto o 0 km/h, es posible que las agujas hayan sido sacadas de su posición original (ocurre también con otros indicadores, como la aguja de la temperatura, la presión del aceite o el indicador del nivel de combustible).

Otros elementos como un volante o un asiento del conductor muy gastados (y los mandos que más se usan, como los de ventanillas, radio y aire acondicionado) pueden hacernos sospechar en un coche con pocos kilómetros. Aquí entra en juego la calidad de los materiales empleados, diferentes en cada marca y modelo, pero ante la duda siempre puedes comprobar en qué estado se conservan los del mismo modelo de una antigüedad similar.

7. ¿Están los papeles en regla?

papeles-coche

En este punto, una gestión interesante es pedir un informe extendido del vehículo a la DGT. Por muy poca cantidad de dinero (8 euros) puedes comprobar si el coche tiene algún embargo (el nuevo dueño sería el responsable de levantarlo), si ha sido importado y el número de dueños anteriores (que puede que no coincida con los datos que revela el vendedor).

Los trámites y documentación para transferir un coche son realmente sencillos. Tan sólo es necesario un contrato de compra/venta, el permiso de circulación, la tarjeta de la ITV y el recibo del último impuesto de matriculación, además de los DNI de comprador y vendedor. Puede realizarse a través de una gestoría o uno mismo en la dirección provincial de la DGT tras pagar una tasa en Hacienda.

Aquí es realmente importante comprobar que tanto matrícula como el número de bastidor coinciden con los que figuran en la documentación. De no ser así, lo más probable es que se trate de un coche robado.

8. Cuidado con las compras en el extranjero

Es habitual encontrar anuncios falsos que se encuentran en el extranjero a un precio muy bajo. Los timadores, que están detrás de estos anuncios, querrán que transfieras una cantidad de dinero en concepto de reserva. Si el coche está en el extranjero, no te intereses por el.

9. Haz preguntas al vendedor

No dudes en preguntar al vendedor sobre todo lo que se refiera al vehículo en cuestión. Cuantos dueños ha tenido, cómo lo han usado, su historial mecánico, si ha tenido accidentes, cuanto consume, motivos de la venta, etc. Cualquier información que obtengamos nos puede servir para tomar una decisión en un sentido u otro o para intentar negociar el precio.

10. Prueba el coche antes de comprarlo

Aunque la revisión del coche es muy importante, al final, solo conduciéndolo es cuando nos vamos a dar cuenta cómo funciona y cómo está realmente ese vehículo. Circula por un recorrido que incluya ciudad y carretera (al igual que cuando pruebas un coche nuevo), para que puedas verificar el estado del motor, de las marchas, los frenos, los amortiguadores, etc. Busca sonidos extraños y no dejes que el vendedor ponga la radio o abra las ventanillas durante la prueba. No olvides meter la marcha atrás, para tratar de probar el vehículo en el mayor número de situaciones posibles.

 

9 COMENTARIOS

  1. Gracias por el articulo, me va a venir de maravilla! Estaba pensando en comprarme un coche de segunda mano y esta info me viene genial.La verdad es que por ahi fuera hay mucho desaprensivo y tambien mucho ingenuo con lo que algunos consejos no vienen mal.Yo que de mecanica no tengo mucha idea, cuando encuentre un coche, lo vere con un amigo mecanico.

Deja una respuesta