La llegada del invierno, como muchos ya sabéis, es una época dura para los automóviles, y el hecho de estar preparados ante todos los posibles inconvenientes es la mejor manera de resistir estos meses tan fríos, con el fin de prevenir accidentes o averías. Y la avería más recurrente en esta época del año son los fallos de la batería del coche.

Según el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), un 23% de las averías de invierno vienen por fallos en las baterías. Pero lo peor puede que no sea esto, ya que hay muchos conductores que, debido a la crisis, evitan pasar por el taller con el fin de ahorrarse los costes de revisión, por lo que el riesgo de avería puede ser mayor.

Y es que, según datos proporcionados por socios de la CEA, durante el invierno de 2011-2012 se realizaron 211.655 asistencias a conductores, de las cuales un 78,5% fueron causadas por averías en sus vehículos. Esto es debido a que las bajas temperaturas, ligadas a un mal mantenimiento por no acudir al taller regularmente, imposibilitan el arranque de la misma. Además, si cuenta con más de tres años de antigüedad, a pesar de no haber ocasionado ningún problema durante el verano, corre el riesgo de quedar inhabilitada.

Las cuatro recomendaciones de CEA

Comprobar

Lo ideal es comprobar la carga de la batería antes del invierno y cambiarla, si fuera necesario. En el caso de que necesites sustituirla, puedes guiarte por nuestros cinco consejos para comprar una batería.

Prevenir

Las principales averías que aparecen durante estas fechas son fáciles de prevenir con revisiones periódicas al taller y tomando pequeñas precauciones. El invierno estropea los coches, sobre todo la batería, pero para no tener que cambiarla antes de tiempo, procura no dejar luces encendidas y que el coche duerma reguardado de la humedad.

Arreglar

Nunca está de más llevar un juego de pinzas por si acaso el coche te deja tirado en algún momento. Saber cómo poner las pinzas en la batería para arrancar el coche es clave, ya que evitarás problemas y te sacará del apuro hasta que lleves el vehículo al taller para proceder a la sustitución de la batería.

Vigilar

Además, conviene realizar un mantenimiento sencillo para que la batería cumpla su periodo regular de vida de cuatro o cinco años. Esto incluye tener en cuenta el estado del alternador, ya que si este no genera suficiente energía, no recargará correctamente la batería.

No obstante, los fallos en la batería no son los únicos causantes de las averías durante el invierno, ya que el 16% de los conductores asegura que su vehículo se ha parado mientras circulaba. Hasta un 15% de las indecencias fueron causadas por fallos en el funcionamiento del motor y un 6% de las ocurrencias fueron ocasionadas por problemas eléctricos.

En esta época del año conviene que sepas cómo montar las cadenas del coche y hacerte las ocho preguntas para saber si debes montar neumáticos de invierno. Las inclemencias meteorológicas son muy cambiantes y diversas. Es por eso que, además de preparar tu coche para el invierno, es necesario que adaptes tu conducción tanto para conducir con lluvia, como para lidiar con la nieve, hielo, niebla o viento, otros elementos que influyen en la conducción invernal.

Fuente: CEA

1 COMENTARIO

Deja una respuesta