Cuando analizamos la antiguedad del parque móvil español, que aumenta y en 2012 se situó en 10,3 años de media, descubrimos que más de 15 millones de los vehículos, un 39,5% de los que circulan por las carreteras de nuestro país, tiene más de 10 años de antigüedad. No solamente eso, sino que los vehículos de más de 15 años son un 15,9%.

El problema de estos vehículos es que no cuentan con las mejoras tecnológicas de seguridad activa y pasiva que equipan los modelos más actuales. De ahí que sean los únicos vehículos que aumentan sus accidentes, que además son más graves. Desde el año 2003 se han introducido mejoras impulsadas por las normas de la Comisión Europea. Precisamente ese año, el 2003, entraron en vigor más medidas referidas a la seguridad del automóvil que en los cuatro años anteriores (1999 – 2002).

  • 31 – 03 – 2001. Nuevas condiciones de sistemas de frenado.
  • 08 – 04 – 2003. Accionamiento eléctrico en ventanas, techo y mamparas.
  • 01 – 07 – 2003. Seguridad en el acristalamiento.
  • 01 – 10 – 2003. Medidas de colisión frontal.
  • 01 – 10 – 2003. Medidas de colisión lateral.
  • 01 – 07 – 2004. ABS obligatorio en los vehículos nuevos.
  • 26 – 01 – 2010. Dispositivos de visión indirecta.
  • 11 – 03 – 2010. Protección trasera contra empotramiento.
  • 11 – 03 – 2010. Sistemas de protección en depósitos de carburante por peligro de incendio.
  • 24 – 02 – 2011. Sistema de asistencia a la frenada BAS.
  • 31 – 12 – 2012. Protección a peatones.
  • Noviembre – 2014. Obligatoriedad del ESP en los vehículos nuevos.

Cuando se conduce un coche con menos de 10 años de antigüedad es más posible que incorpore sistemas de seguridad, que presentan una importante reducción del riesgo ante un siniestro de tráfico. Estos son todos los sistemas de seguridad de los coches de los que estamos hablando:

Sistemas de seguridad activa

Son todos aquellos dispositivos que evitan que se produzca un accidente, como por ejemplo:

    • ABS: el sistema de antibloqueo de frenos previene que las ruedas se bloqueen y asegura una frenada segura, ya que el conductor sigue manteniendo el control sobre el vehículo y el coche permanece estable. Además, la distancia de frenada se reduce considerablemente.
      La gran ventaja del sistema ABS es la posibilidad de realizar maniobras de esquiva al mismo tiempo que se está actuando con firmeza sobre el pedal de freno, ya que el vehículo permanecerá controlable en todo momento.
    • ESP: el control electrónico de estabilidad lo introduce Bosch en 1995 en Europa . Actúa de forma automática, sin intervención del usuario, para frenar de forma selectiva una de las cuatro ruedas del vehículo en situaciones de riesgo en las que se puede superar el límite de adherencia del neumático.
      Así resulta más seguro afrontar una curva con velocidad excesiva, o una maniobra brusca para sortear un imprevisto del tráfico). El ESP es capaz de detectar en tiempo real las pérdidas de adherencia, gracias a una unidad central que comprueba 25 veces por segundo las señales provenientes de diversos sensores.
    • Sensor de presión de los neumáticos: los sensores de presión, además de avisarnos con suficiente antelación de un pinchazo, pueden ayudarnos a recordar una labor básica de mantenimiento que deberíamos realizar periódicamente: revisar las presiones de los neumáticos.
      También tenemos que tener en cuenta que un neumático con la presión muy baja es peligroso en distancias de frenado y en casos extremos en donde el reventón o el desllantado puede hacer su aparición. Además, se degrada antes y puede llevarnos a un consumo de combustible excesivo.
    • BAS: el servofreno de emergencia es un sistema de asistencia de frenada que, en caso de frenada fuerte, aumenta la presión realizada sobre el pedal para detener el coche lo antes posible. La OCU analizó el pasado año los mejores sistemas de frenado de emergencia.
    • Sistemas de frenado automático: gracias a este dispositivo, los coches son capaces de activar los frenos sin la intervención por parte del conductor. Euro NCAP lo introducirá en sus valoraciones a partir de 2014, si bien ya ha hecho una primera evaluación de los sistemas de frenado automático.

Hemos tenido la ocasión de probar la mayoría de estos sistemas en nuestra pruebas de coches y en diversos curos de conducción, como el de curso de conducción Mercedes-Benz de perfeccionamiento de la conducción o el Audi Driving Experience. También

Dispositivos de seguridad pasiva

Son aquellos que actúan una vez que se ha producido el accidente, con el objetivo de reducir en la medida de lo posible los daños de los ocupantes. Encontramos los siguientes:

  • Cinturón de seguridad: qué os vamos a contar ya que no sepáis del cinturón de seguridad. Gracias a este dispositivo, que salva unas 100.000 vidas al año, se evita salir disparados contra el parabrisas en caso de choque o contra las ventanas laterales en caso de volcar el coche. Fue Volvo la marca que inventó el cinturón
  • Reposacabezas: este dispositivo permite dirigir la energía del choque a la estructura del asiento. Evita riesgo de lesiones de la columna vertebral. Es un elemento especialmente efectivo en caso de alcances a baja velocidad (choque trasero) y en el rebote de colisiones frontales.
  • reposacabezasAirbags: estas bolsas de aire permiten que, en caso de colisión, amortigüen el impacto de los ocupantes contra el volante, panel de instrumentos, parabrisas (en caso de los airbags delanteros) y contra ventanas laterales en los delanteros y traseros. Gracias a este sistema, inaugurado por el Mercedes Clase S, se puede reducir el riesgo de muerte en un 30%.
  • Pretensores: en caso de impacto, tensan al máximo los cinturones de seguridad para evitar cualquier holgura. Con ello se evita que los pasajeros se desplacen hacia delante y choquen con el volante, salpicadero…
  • Anclajes ISOFIX: sistema de fijación de dispositivos de seguridad infantil al automóvil, diseñado para niños hasta  los 18 kilogramos sujetos a la sillita con su propio arnés. Es una de las claves de la seguridad infantil en coches.

Si todavía dudas entre comprar un coche nuevo o un coche de segunda mano, te dejamos con tres imágenes de vehículos con los dispositivos de seguridad obligatorios en los años 2000, 2005 y 2013. En ellas podrás observar cómo la seguridad ha ido aumentado en los productos, al mismo tiempo que estos sistemas van siendo cada vez más demandados por el usuario:

Coche del año 2000

turismo año 2000En el año 2000 existían grandes diferencias entre modelos de gama alta y modelos de gama baja. El equipamiento de seguridad incorporado de serie suponía un sobrecoste importante en el precio final del vehículo, sobre todo en los vehículos más pequeños como utilitarios y compactos.

Coche del año 2005

turismo año 2005Las campañas de seguridad vial influyen en los compradores, que cada vez demandan más seguridad en los vehículos que compran. En 2005 los fabricantes van introduciendo sistemas de última generación en modelos de gamas medias y en utilitarios.

En paralelo, empiezan a verse novedades como el anclaje Isofix, limpiaparabrisas automáticos, la iluminación mediante faros de xenon, o los reposacabezas activos, aunque suponga un coste adicional en el precio final.

Coche del año 2013

turismo año 2013Nunca se han incorporado tantos sistemas de seguridad en los modelos de todas las gamas como hoy en día. El equipamiento en seguridad ya no es exclusivo de los vehículos de gama alta, y se pueden encontrar coches a precios contenidos con sistemas como el control de tracción, el asistente a la frenada de emergencia, ABS con distribución electrónica de la frenada…

Fuente: RACE, Anfac

9 COMENTARIOS

  1. […] no mucho repasábamos los sistemas de seguridad que no deben faltar en tu coche. Los coches nuevos de hoy están equipadas con una gran cantidad de equipamiento de seguridad […]

  2. […] airbag fue introducido por Mercedes en 1980 y se ha popularizado hasta el punto de ser uno de lossistemas de seguridad que no pueden faltar en el coche. La vida media de un airbag es de 10 años y, si uno de los airbags de tu coche tiene […]

Deja una respuesta