Todo conductor sabe que los neumáticos son uno de los elementos más importantes de su vehículo, pero muchos desconocen que también es uno de los componentes que más desgaste sufren. Los neumáticos deben reemplazarse con frecuencia, su coste es elevado y por ello es conveniente evitar los malos hábitos que acortan su vida y ponen en peligro tu seguridad y la de los demás. Nunca debes olvidar que es lo único que mantiene en contacto al coche con el suelo, una de los integrentes del triángulo de seguridad. SI en tu día te contamos diez formas de ahorrar en neumáticos sin poner tu vida en riesgo, hoy vamos a repasar las malas prácticas que no deberías volver a cometer.

No vigilar las presiones

Controlar las presión de los neumáticos con regularidad es uno de los puntos clave para frenar el deterioro de los neumáticos, y es al mismo tiempo, donde los conductores suelen fallar. Un efectivo sistema es revisar cada dos semanas. Al principio puede parecer exagerado y molesto, pero es mucho más sencillo de lo que parece. Aprovecha el repostaje y compruébalas en la estación de servicio. Los problemás más comunes son el subinflado, que provoca un desgaste mayor por las zonas lateras de la banda de rodura. Pero tampoco te pases inflándolos de más, pues si esto sucede el desgaste será mayor por la zona central.

La presión debe ser la correcta. ¿Cómo saber cual es la presión adecuada? Muy sencillo todos los coches indican la presión que sus ruedas necesitan en el vano de sus puertas o en la parte trasera de la tapa del combustible. Y si por algún casual, no está en ninguno de estos dos, siempre puedes recurrir a los papeles del coche.

neumaticos-costumbres-2

No debemos olvidar que la presión de las ruedas también dependerá de la carga que soporte el coche. Si vamos a iniciar un viaje con un remolque o una carga exxcesiva es recomendable que la presión de la rueda esté por encima de los 3 bares de presión. Una vez finalizado el trayecto, la presión de las ruedas debe volver a su normalidad, para evitar las situaciones mencionadas anteriormente.

Subir bordillos o rozarlos al aparcar

Algunos conductores usan el sistema de rozar el bordillo como referente para aparcar. Mal hecho. Esta práctica puede desgarrar el flanco. Esta zona, más conocida por ser donde se encuentran los números que sirven para la lectura del neumático, es la más afectada con la realización de estas prácticas. En caso de aparecer un pequeño desgarro o bultos es importante sustituirlo lo antes posible, pues la integridad estructural del neumático está afectada. Lo mismo ocurre cuando subimos bordillos. Lo recomendable es evitar subirlos, pero si nos vemos obligados a ello, que sea a la menos velocidad posible.

Conducir agresivamente

Una vez más, la conducción agresiva es fuente de problemas. Dar acelerones, frenazos y tomar curvas por encima de la velocidad recomendada provoca un desgaste mucho más rápido. Ser prudente permitirá a tus neumáticos tener una vida más larga y de mayor calidad. En el caso de tener un coche de mayor potencia, los neumaticos serán mas propensos a un desgaste prematuro, cuidalos.

Dentro de este punto debemos incluir pasar a gran velocidad por badenes y resaltos. Esta práctica está muy extendida. Bien es cierto que en algunas ocasiones están mal señalizados, pero en la mayoría de los casos no se debe a esta causa. Debes saber que pasar a toda velocidad por los badenes y guardias tumbados, acorta seriamente la vida útil de tus neumáticos.  La consecuencia más grave de este tipo de prácticas es que puedes cargarte la alineación del coche, que provocará un desgaste desigual de las ruedas, llevándonos de nuevo a cambiar la rueda.

No rotar tus neumáticos

 

neumaticos-costumbres-4

Algunos pensarán ¿Qué es eso de rotar los neumáticos? Muy sencillo, rotar los neumáticos es modificar la posición de las ruedas del coche. Tenemos que tener en cuenta que los neumáticos se desgastan siguiendo un patrón que deriva del nivel del inflado, del estado de los amortiguadores… Esta práctica poco extendida ayuda a evitar ese desgaste desigual. Por ello, es recomendable rotar las ruedas cada 10 o 15.000 km, pero todo depende del uso y desgaste que hagas del vehículo. Tenemos que tener en cuenta que la rotación es diferente dependiendo de las ruedas motrices del vehículo y si el coche tiene neumáticos con una banda de rodadura direccional.

Ignorar vibraciones y desgastes irregulares

Cuando empiezas a notar que la dirección comienza a vibrar a cierta velocidad de forma notable, no debes ignorarlo pues es posible que el equilibrado de alguno de tus neumáticos esté estropeado, o peor aún que la alineación, mencionada anteriormente se haya modificado. Son muchas las razones que provocan estos desperfectos; especialmente el mal estado de las carreteras. Es uno de los avisos que te da tu coche a los que deberías prestar atención.

neumaticos equilibrado

Pero, ¿cómo se hace el equilibrado? Lo primero es optimizar la posición del neumático sobre la llanta para evitar que la intervención de los contrapesos sea muy alta. El objetivo es muy sencillo se trata de compensar el punto de mayor peso de la llanta con el menos pesado de la rueda, y así la diferencia a corregir será menor. A continuación, y con la ayuda de una maquina de quilibrado, hay que colocar la cantidad adecuada en cada rueda. Dicha cantidad irá en relacion con el tamaño del neumatico, el grosor de los tacos y la banda de rodadura. Así evitaremos vibraciones.

La alineación también es importante, pues es necesaria para que el coche ruede correctamente. Se sabe que la alineación es incorrecta cuando el coche se va hacia un lado con el volante recto. Como hemos visto antes,  pasar a gran velocidad un resalte puede modificar la alineación. Las vibraciones o suspensiones también pueden derivar de un problema de alineación. En resumen, no importa el motivo, lo importante es a tu taller cuando tu coche te está dando pistas a través de estos síntomas. Revisar el equilibrado y la alineación puede evitar averías y gastos mayores.

Guardar los neumáticos de invierno

No todos los conductores disponen de neumáticos de invierno (ni se necesitan en todos los casos, sobre todo en España). Pero si eres uno de ellos debes conservarlos correctamente al dejar de usarlos. Debes recordar que no pueden estar próximos a fuentes de calor o en superficies mojadas o manchadas de aceite pues pueden dañar seriamente a la rueda. Para conservarlos adecuadamente, los neumaticos debenalmacenarse inflados y en posición vertical si estan montados sobre la llanta. En caso de estar sueltos pueden permanecer apilados, pero deber modificar sus posiciones al menos una vez al mes.

Todas estas malas costumbres reducen la vida de tus neumáticos, pero también ponen en peligro tu seguridad. No las olvides y recuerda que atendiendo a estos pequeños detalles no solo verás beneficios en tu bolsillo, sino también en disfrutarás más de tu conducción.

3 COMENTARIOS

  1. Hola querria hacer una pregunta ya que este tema es de lo mas hablado en cuanto a posicion de neumaticos. Si yo cambio las ruedas a pares donde tengo que poner los neumaticos nuevos alante o atras .

  2. Siempre detrás. La razón es la siguiente: El estado de la carretera nos lo trasmiten las ruedas delanteras a través de la columna de dirección. Conducimos por lo tanto al ritmo de la sensación de seguridad que nos da el eje delantero.
    Siempre es más seguro conducir con la sensación de las más gastadas que conducir con las nuevas y estar vendido detrás.

Deja una respuesta