Hace unos días, embriagados por la cercanía del puente que se cernía sobre la redacción de coches.com, publicamos este tweet en Twitter:

Rápidamente, dos fieles seguidores nos informaron de que no era una imagen apropiada en términos de seguridad, y así es. Por ello os vamos a contar por qué es una mala idea recrear un videoclip de Lana del Rey durante un viaje, a lo Jack Kerouac (On the road, libro obligado).

Y es que mucho más importante que el hecho de que puedan imponerte una multa de tráfico, o incluso el factor higiene, está tu seguridad. Un estudio de 2007 llevado a cabo por el Automóvil Club Alemán (ADAC) y la participación del RACC demuestra que ciertos hábitos de los pasajeros pueden ocasionar lesiones muy graves en caso de accidente. Analiza las posibles consecuencias de un impacto frontal del vehículo cuando los pasajeros adoptan las llamadas “posiciones de asiento no estándares o correctas“. La investigación se llevó a cabo con la metodología de EuroNCAP, que analiza la seguridad de los vehículos a través de pruebas de choque.

La DGT desaconseja explícitamente esta práctica, más común de lo que pensamos, sobre todo durante los desplazamientos estivales. Entre colocar los pies sobre el salpicadero, destaca otras prácticas negligentes como obstruir el despliegue de los airbags o tener mal asegurados los dispositivos de retención infantil. La infracción, tipificada como leve, está penada con 100 euros de multa, sin pérdida de puntos.

La explicación parece suficiente para evadir a algún viajero demasiado relajado: al tener tapada la salida, el airbag revienta, empujando las piernas hacia arriba y a través del parabrisas, lo que genera fracturas y cortes profundos en piernas y pies ante torsiones y fuerzas para las que nuestras extremidades no están preparadas. Esta postura, que puede resultar cómoda o bohemia, resta eficacia al cinturón, y hasta en caso de frenazo brusco puede provocar lesiones. Es posible incluso que se produzca el denominado ‘efecto submarino’, en el que el pasajero se desliza por debajo del cinturón y hace que se golpee con el salpicadero.

El Reglamento General de Circulación, en su artículo 18, llama a una correcta posición del conductor y del resto de pasajeros: “Otras obligaciones del conductor.1. El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos (artículo 11.2 del texto articulado)”.

¿Necesitas más razones para no volver a hacerlo?

Fuentes: DGT, BOE, RACC.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta