En primavera salimos de una larga larga época invernal de días cortos y noches largas en las que las condiciones climatológicas limitan el tráfico y provocan en los conductores un efecto de precaución y prudencia adicionales. Llegan entonces los días soleados y temperaturas más templadas en las que tendemos a relajarnos al volante.

Pero, ojo, la primavera es por excelencia la estación del clima inestable y podemos pasar de disfrutar del Sol a soportar intensas lluvias en apenas unos minutos. Por eso aumenta la siniestralidad, porque inconscientemente somos menos prudentes justo en la época del años en que se producen los más bruscos cambios de tiempo.

La primavera es también la temporada de las alergias. Y un estornudo a destiempo puede resultar muy peligroso si estás conduciendo. Por eso, en primavera es fundamental respirar aire limpio al volante. ¿Qué mejor forma de hacerlo que pasarte por tu taller de confianza para que te hagan una puesta a punto del sistema de aire acondicionado y te revisen el filtro de habitáculo? De paso, preparas el vehículo para cualquier cambio en las condiciones climatológicas propias de esta época. Aquí tienes varios trucos para evitar alergias en el coche.

Estudios clínicos han demostrado que la contaminación de sustancias agresivas para las vías respiratorias en el vehículo puede ser hasta seis veces mayor dentro que fuera del coche. Los alérgicos lo saben muy bien. Mucosas irritadas, escozor en los ojos, dolor de cabeza… son algunos de los síntomas más frecuentes.

Nuestro país, además, se encuentra en una de las peores zonas geográficas de Europa para quienes padecen alergias primaverales. Especialmente a las gramíneas, que es el tipo de alergia que afecta al 77% de los alérgicos en la Península. La alergia no impide conducir, pero hasta junio van a registrarse los niveles de polen más altos del año así que hay que tomar precauciones. Hoy día los antihistamínicos no dan tanto sueño como hace años, pero aún así consulta con tu médico sobre los efectos secundarios y lee bien el prospecto antes de conducir.

Consejos ante los cambios de tiempo

La DGT ofrece recomendaciones para mantener la seguridad de la conducción en estas circunstancias climatológicas adversas ya que en estos meses nos pueden sorprender los chubascos, la niebla o el granizo, que han de sumarse a las premisas de conducción con buen tiempo que se resumen en:

  • Respetar la señalización y los límites de velocidad, tanto específicos como genéricos.
  • Guardar las distancias de seguridad entre vehículos, es decir, aquella que nos permite detenernos sin colisionar con el que nos precede en caso de frenado brusco. Para calcularla en carreteras secas con buena visibilidad se puede aplicar la regla del cuadrado: dividir la velocidad entre diez y elevarla al cuadrado (en caso de calzadas mojadas, la distancia deberá ser el doble):

    A 50 km/h: 50/10=5. 5×5= 25 metros de distancia.
    A 120 km/h: 120/10=12. 12×12= 144 metros de distancia.

Con lluvia

  • Encender las luces de cruce para ser vistos.
  • Usar los limpiaparabrisas y dirigir la calefacción a los cristales para evitar que se empañen
  • No adelantar sin necesidad.
  • No frenar bruscamente para evitar el aquaplaning.
  • Aumentar la distancia de seguridad.
  • Si la lluvia es muy intensa, parar con mucha precaución fuera de la carretera. No abandonar el vehículo si no estamos seguros de poder llegar a un refugio o lugar habitado a pedir ayuda.

Con granizo

  • Mantener atención permanente ante los posibles patinazos.
  • Encender las luces de cruce para ser vistos.
  • Disminuir lentamente la velocidad evitando tocar el freno.
  • Evitar aceleraciones, deceleraciones y adelantamientos.
  • Aumentar la distancia de seguridad.
  • Si es necesario, detener el coche fuera de la calzada.

Con niebla

  • Encender las luces de cruce y alumbrado antiniebla.
  • Adaptar la velocidad y la distancia de seguridad.
  • No seguir de cerca a otro vehículo. Fijarse en las luces de freno del que nos precede.
  • En caso de cualquier incidencia, encender los dobles intermitentes, faros y alumbrado antiniebla.
  • Si es muy densa tomar como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.
  • Prestar especial atención a la posible presencia de vehículos de dos ruedas y peatones, menos visibles con niebla.

3 COMENTARIOS

Deja una respuesta