Alguna vez, por cuestiones de trabajo, vacaciones, un accidente, enfermedad o cualquier otro motivo, debes dejar tu coche detenido por una temporada más o menos larga. Es necesario seguir algunas pautas para que el vehículo esté en las mejores condiciones posibles de cara a su regreso a a la circulación.

  • Arrancarlo cada pocos días (intenta que no pase más de un mes) y mantenerlo encendido un rato, para evitar que se formen depósitos permanentes en los conductos. Si tú estás fuera, puedes pedirle a alguien de confianza que lo haga por ti.
  • Si la parada va a ser muy prolongada, lo mejor es elevarlo sobre unos caballetes, así evitarás el problema anterior de los neumáticos.
  • Si el coche va a estar en el exterior, límpiar, encerar y cubrir con una lona para proteger la carrocería.
  • Accionar todos los elementos en el arranque periódico para evitar que se agarroten.

[ACTUALIZACIÓN] Estos son los consejos habituales cuando no vas a usar un coche durante un tiempo y estará parado. Posteriormente, hemos publicado consejos para guardar un coche en invierno, similares pero con algún detalle más en concreto sobre esta época del año.

Vía: Luz diurna

1 COMENTARIO

Deja una respuesta