No es el primer caso, ni será el último, de falsificación del ticket del aparcamiento. Reconocemos que al que se le ocurrió cobrar por aparcar en la calle fue un visionario (al que muchos mandarían a la hoguera) que ha despertado la inventiva de conductores rebeldes (recordemos la campaña ciudadana “Madrid no quiere parquímetros”).

En Forocoches, por ejemplo, hay hilos que piden a gritos un programa generador de tickets de aparcamiento; otros aluden al combo Photoshop + impresora multifunción y a métodos más rudimentarios (sin mencionar la destrucción de parquímetros). Pero ojo, se trata de una manipulación de documento público (como si falsificas tu DNI) y como tal está penado como falsedad de documento mercantil y estafa. Si careces de antecedentes puedes librarte de la cárcel, pero no de una multa que superará con creces el dinero ahorrado.

En Oviedo, un vecino fue condenado a ocho meses de cárcel y una multa de 2.700 euros por falsificar el ticket de aparcamiento en 2010. Y lo hizo con un rotulador negro. Un año más tarde, otro conductor desesperado por evitar la multa que supone manipular el ticket, llegó a comérselo después de que le descubrieran. Sin embargo no se libró de la denuncia y el posterior juicio al que deben asistir los propietarios denunciados por esta práctica.

Más recientemente una mujer ha sido condenada en Pamplona por lo mismo. Su método, también rudimentario, consistió en recortar dos trozos de papel con el número 20 que pegó en su ticket con hora límite hasta las 10:15. Esas 10 horas gratis le han costado una multa de más de 1.000 euros. Se libró de la cárcel por no tener antecedentes y no podrá delinquir en un plazo de dos años si quiere evitarlo. ¿Lo conseguirá?

El documental “S.E.R o no S.E.R., La Guerra de los Parquímetros“, retrató la protesta de varios barrios periféricos de Madrid que se negaron a pagar por aparcar en la calle. Las manifestaciones tenían como principal lema “tú los pones, nosotros los quitamos”, dirigidos al por entonces alcalde de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. La recaudación del cortometraje, lanzado en 2008, se dirigió al apoyo de la lucha vecinal y de los represaliados por las protestas contra los parquímetros. La guerra que emprendieron los ciudadanos contra las máquinas es digna de ver.

Fuentes: ABC, Forocoches, 20 Minutos
Foto destacada: Pixabay.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta