Nunca es plato de buen gusto que te roben, pero si lo hacen nunca está de más saber qué es lo que cubre el seguro y que no. En su día os contamos una serie de casos en los que el seguro no se hacía responsable, por lo que aprovechamos este tema para ampliarlo a diferentes elementos del coche.

Al contratar una póliza de seguro hay que tener en cuenta todos aquellos elementos que nunca están cubiertos. Por ejemplo, si ocurre una catástrofe natural los daños del coche no siempre son cubiertos al 100%. Como por desgracia este tipo de situación es prácticamente impredecible, nos en el robo de elementos del “día a día”.

robo de coche 01

Para empezar, hay diferencias según el tipo de seguro. Si tu coche está asegurado a todo riesgo,  prácticamente la totalidad de los elementos están cubiertos en caso de robo, mientras que si tu coche está a terceros sólo estarán cubiertos en caso de que hayas contratado una cobertura de robo, es decir, todos los elementos que no hayas incluido en la póliza no estarán cubiertos.

Todas las compañías de seguros diferencian entre accesorios fijos y los que no son de serie. Los accesorios fijos son los necesarios para que el coche funcione, como por ejemplo los faros, la batería o el tubo de escape. Los accesorios que no son de serie son aquellos que decides ponerle al coche, como las llantas o la radio. La diferencia entre estos dos tipos de accesorios es muy simple, los de serie no hace falta que los declares dentro de la póliza, sin embargo los otros sí deberás incluirlos si quieres que se sustituyan en caso de robo.

Por ejemplo los retrovisores y la insignia de marca no suelen estar cubiertos, y ¿por qué? Porque las aseguradoras argumentan que es vandalismo y no sustracción. Los seguros a todo riesgo sí que los cubren.

The logo for Mercedes-Benz on display at the Chicago Auto Show

Otro elemento que genera conflicto son las llaves del coche. Los seguros no suelen cubrir su pérdida. De hecho, si pierdes las llaves no lo declares porque si te roban el coche se considera hurto y no robo así que no se cubre y… adiós coche.

Para los neumáticos existe un pequeño truco: declarar que te han robado la rueda y la llanta, porque si declaras que te han robado únicamente las ruedas no te lo cubre. También existen accesorios exteriores que no están cubiertos, como las bacas o los portabicicletas.

Aprovechando la ocasión te recordamos nuestra serie de claves para ahorrar dinero a la hora de contratar una póliza, así como la recomendación de .

Fuente: Rastreator

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta