Parecía que no iba a llegar nunca, pero los rigores del invierno ya están aquí. Se trata de una época del año en que hay que incrementar las precauciones, ya que hay menos horas de luz y la meteorología es más adversa. Nunca está de más repasar los consejos de conducción invernal con los que hacer frente a esta estación… pero en esta ocasión vamos a centrarnos en conocer qué tecnologías ocultan los coches para ser seguros en estas fechas.

Si un fabricante destaca entre el resto por su enfoque en la seguridad ante fenómenos climáticos adversos, ese es Subaru. La marca cuenta en su catálogo con vehículos fabulosos, que permiten un control completo en toda circunstancia, gracias a estas características:

Motores bóxer

Motor boxer Subaru

Casi ninguna marca apuesta ya por los motores bóxer, porque son más caros de fabricar… Se trata de un tipo de motor con los cilindros situados de forma opuesta, en que los pistones se enfrentan y separan entre sí en un esquema simétrico de 180 grados alrededor del cigüeñal.

Tienen varias ventajas. Para empezar, son más suaves y producen menos sacudidas, al compensar mejor los movimientos. También pueden ser más pequeños y ligeros que un motor convencional equivalente y así puede montarse más abajo. El resultado es un centro de gravedad más bajo y un coche con pesos mejor balanceados, que consiguen crear un vehículo más seguro y estable. Este pequeño vídeo lo enseña con claridad:

Symmetrical AWD

Subaru AWD

Fue el Subaru Leone, lanzado en 1972, el primer vehículo en incorporar la tracción a las cuatro ruedas de la marca. Este precursor de los vehículos con carrocería familiar y aptitudes de todoterreno dio el pistoletazo de salida a esta solución técnica y desde entonces se han fabricado más de 14 millones de coches con esta tracción (más de la mitad de los coches que han fabricado, que se dice pronto).

Frente a la tracción delantera y trasera (con sus problemas de subviraje y sobreviraje), la tracción total ofrece mejor manejabilidad y seguridad, sobre todo en condiciones climáticas extremas. La marca de la constelación de las Pléyades han optado, además, por una tracción total permanente, que ha sido mejorada muchísimo en los últimos 44 años… pero siempre con la misma base técnica: un diseño por el centro del vehículo que, combinado con la mecánica bóxer, da como resultado un equilibrio de pesos (lateralmente y longitudinalmente) ejemplar.

El Symmetrical AWD cuenta con cuatro ruedas motrices en todo momento y, gracias al diferencial central, no se reparte la potencia a cada eje al 50% en todo momento, sino que, gracias a un diferencial central de deslizamiento limitado, apoyado por los diferenciales mecánicos y electrónicos, de los ejes anterior y posterior, varía en función de las necesidades.

Hay que reconocer que este sistema gasta algo más de combustible y por eso las marcas apuestan por sistemas que envían par al eje secundario solamente en momentos con pérdidas de tracción momentáneas… pero no son tan eficaces. Combinada con unos neumáticos M+S (mud&snow, barro y nieve) no hay superficie, por resbaladiza que sea, que se le resista. En este vídeo puedes ver sus beneficios:

Subaru X-Mode

subaru-x-mode

Además de la tracción total, los modelos de Subaru (como pudimos comprobar en nuestros últimos contactos con Outback y el Forester) cuentan con un arma añadida a la hora de salir del asfalto, el X-Mode.

Con tan solo pulsar un botón, este sistema toma el control del motor, la transmisión, el AWD, los frenos y otros componentes para circular con seguridad por caminos deteriorados, superficies resbaladizas, nieve y hasta en las cuestas más empinadas. La tracción queda garantizada en las situaciones más comprometidas… incluso sin tener destreza alguna en la conducción todoterreno.

El X-Mode consigue que las ruedas no giren como locas, por muy resbaladizo que sea el terreno. Una de sus funciones es el control de descenso de pendientes… en el que solamente hay que activar el botón y preocuparse del volante. En este vídeo puedes ver mejor su buen hacer en cualquier tipo de carretera:

Sistema Eye-Sight

Subaru EyeSight

Hay que reconocer que muchos de los peligros en carretera, tanto en invierno como el resto del año, vienen provocados por el resto del tráfico. Subaru también ha pensado en ello con el Eye-Sight, uno de los sistemas de ayuda a la conducción más completos del mercado.

Ya te habíamos contado en profundidad cómo funciona este sistema, introducido en 2008 y que acaba de estrenar el nuevo Subaru Outback en Europa. Gracias a dos cámaras HD estereoscópicas con sensor de imágenes de semiconductores de metal (CMOS), el sistema puede ver sin problema los objetos delante del coche, tanto estáticos como en movimiento.

Mediante esta visión tridimensional, el sistema puede después actuar sobre el sistema de frenos, el motor y la transmisión, proporcionando tres funciones: frenada de precolisión hasta 50 km/h, control del crucero adaptativo hasta 180 km/h y alerta de cambio de carril. El sistema primero avisa y sólo actúa si el conductor no reacciona.

Y si todo falla…. Seguridad activa

Subaru Outback 2015 crash-test

Cuando los sistemas mecánicos y electrónicos no son capaces de evitar un choque, hay que pensar cómo mitigar las consecuencias. Y Subaru lo ha hecho desde el primer momento, ya desde la propia concepción del vehículo, tanto para proteger a los pasajeros, así como la vida de los peatones en caso de una colisión.

Entre ellos, destaca la estructura de refuerzo en forma de anillo, como puedes ver en este vídeo:

El diseño simétrico de la plataforma Symmetrical AWD + Motor Boxer protege a los ocupantes de los impactos al utilizar efectivamente la totalidad de la estructura del chasis como zona de deformación. Y a partir de ahí, cada pieza se ha pensado en aras de una mayor seguridad, con materiales amortiguadores para proteger a las personas, desde pedales de seguridad a asientos que reduce lesiones por el latigazo cervical en caso de colisión trasera. Y cuando el choque es frontal, el motor se desplaza bajo el piso para no golpear a los ocupantes. Ventajas del motor bóxer…

No faltan cinturones de seguridad con pretensores, numerosos airbags… que protegen a los ocupantes. Pero ojo, que se ha pensado también en los peatones en el diseño de los modelos Subaru. Como el motor bóxer puede ir más bajo, hay más espacios bajo el capó (deformable) para absorber impactos. Además, el parachoques delantero incorpora una estructura que absorbe la energía, para evitar lesiones graves en las piernas y hasta los limpiaparabrisas delanteros se han diseñados para desprenderse en caso de impacto… y reducir lesiones si un peatón acaba en el capó del vehículo.

Fuente: Subaru

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta