Los vehículos grandes están a dieta debido a la insistente necesidad que se ha apoderado del mercado estadounidense en los últimos años. El presidente Obama dio el pistoletazo de salida a esta tendencia con el acuerdo que realizó con 23 marcas automovilísticas en el que concertaron la reducción del consumo de los vehículos en un ahorro de 4,3 litros de gasolina por 100 kilómetros recorridos. Sin embargo, la idea parece desvanecerse debido a los bajos precios del petróleo y el aumento de ventas de camiones que se están dado últimamente.

Algunas marcas han encontrado la solución por medio de un elemento que muchos tendremos ya más que seco en casa y que es ideal para arreglar pequeños desperfectos domésticos, el pegamento. La solución para todo, el elemento indispensable para las chapuzas ha pasado a convertirse en una pieza clave para reducir el consumo de los grandes vehículos que tanto gustan a los americanos.

Suzuki fabrica
Robots de soldadura en una cadena de montaje

Claro que no es la misma calidad. Este superpegamento soporta fuertes pesos y puede unir elementos tan duros como el acero, solo que de menor grosos que el antes utilizado. Todo sea que dentro de poco pasemos a ver coches de cartón fruto de la maña de algún inventor mañoso. Con este pegamento o sin él, ideal para los aviones también, la marca Cadillac ha conseguido reducir el peso de su ATS a 1503,7 kilos, un valor que lo sitúa como uno de los más ligeros de su tipo.

La historia no acaba aquí y poco a poco son más los que buscan un puesto aventajado en la carrera de la eficiencia energética de los vehículos. Los eléctricos ya van tomando la carrerilla y hace poco conocíamos el coche eléctrico con mayor autonomía, capaz de recorrer más de 10.000 kilómetros gastando el equivalente a un solo litro de gasolina. Queda por ver si estos avances se aplican al vehículo del ciudadano de a pie y su bolsillo se ve también beneficiado.

Fuente: Technology review

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta