La contaminación del aire en China (que no podrán mejorar ni los coches eléctricos) alcanza proporciones tan alarmantes que ya se la denomina “airpocalypse”. Las autoridades del país asiático han tomado ya cartas en el asunto y han comenzado por implementar una serie de leyes y medidas que buscan reducir el impacto medioambiental de los vehículos.

En un nuevo plan de gran alcance destinado a reducir las emisiones en los dos próximos años, el Consejo de Estado chino ha decidido retirar alrededor de 5.330.000 vehículos alrededor del país. De ellos. 330.000 serán retirados de la ciudad de Beijing y otros 660.000 de la provincia de Hebei, donde se concentran siete de las ciudades más afectadas por la contaminación del aire.

Las autoridades de la ciudad quieren limitar así el número total de vehículos en sus carreteras a 5,6 millones este año y con la posibilidad de añadir otros seis millones de vehículos en 2015.

Estas medidas se unen a las tomadas el año pasado también se redujo un 37% el número de nuevas matrículas y se ofrecieron incentivos de hasta 2,3 millones de dólares para que los usuarios renovaran su vehículo.

Los planes elaborados por el gobierno chino también establecen metas para eliminar los sistemas de calefacción a carbón e instalar equipos para reducir las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno en las centrales eléctricas y fábricas.

Fuente: Global Asia
Foto: cc Flickr Michael Davis-Burchat

1 COMENTARIO

Deja una respuesta