En los años 20 y 30 del siglo pasado lo que más se buscaba en un automóvil era la exclusividad. Florencían los carroceros que encargaban “trajes” especiales para sus coches, que se convertían en auténticas obras de arte. Pero con la Segunda Guerra Mundial el hecho de tener un coche así era un lujo que pocos podían permitirse… y el auge de los carroceros se acabó.

Renovarse o morir. Eso pensaron muchos de estos empresarios, que comprendieron pronto que habría que conquistar de otro modo a los fabricantes para firmar contratos y seguir manteniendo su actividad. Uno de ellos fue Nuccio Bertone. En Alfa Romeo buscaban sustituir al modelo Disco Volante por un coche con estilo radicalmente distinto y hablaron con Bertone Carrozzeria.

Pusieron en sus manos un un bastidor de Alfa 1900 Súper Sprint con motor de cuatro cilindros en línea y 115 CV de potencia. Y sobre él nació la primera Berlinetta Aerodinamica Technica (BAT), el coche con el que Alfa Romeo pretendía volver a emocionar y mostrar su potencial. El resultado tuvo bien poco que ver con el modelo del que partía…

BAT 5. 1953

Alfa Romeo BAT 5 1953 - 1

Ver galeria (3 fotos)

Sin palabras. No había forma de definir aquel coche presentado en el Salón de Turín en noviembre de 1953. El BAT 5 creado por Franco Scaglione superaba a todo lo conocido hasta la fecha, con un perfil de gota de agua, un frontal agresivo y unas aletas traseras curvadas en pos de una aerodinámica sin igual.

No era una maqueta, sino un coche totalmente funcional. Bajo el capó, un motor de 1.975 cc de cuatro cilindros en línea y ocho válvulas, alimentado por dos carburadores Weber y que enviba 117 CV de potencia a  las ruedas traseras. A pesar de estas modestas cifras de potencia, coqueteaba con los 190 km/h (casi 20 km/h mas que el coupé del que se derivaba).

El coche sirvió además para que Alfa Romeo confiase a Bertone Carrozzeria, y en concreto a Scaglione, el diseño del Giulietta Sprint, un pequeño coupe basado en el Giulietta que surgió en 1954 y del que Bertone fabricó nada menos que 30.000 carrocerías en los siguientes nueve años.

BAT 7. 1954

Alfa Romeo BAT 7 1954 - 1

Ver galeria (5 fotos)

Nada más dejar el stand del Salón de Turín, el BAT 5 pasó por el túnel del viento. Su coeficiente aerodinámico que se situaba entre 0,19 y 0,21. Todavía hoy no existe un coche de producción en serie con esos valores, para que te hagas una idea de la cifra.

Scaglione se fijó como meta superar esas cifras. Y lo consigió con el BAT 7, un auténtico “avión sobre ruedas” con dos grandes y envolventes alerones traseros, de las más llamativas que hayamos visto nunca. El punto de partida fue también un Alfa 1900 y fue uno de los estudios de diseño mas espectaculares de los años cincuenta para explicar al publico lo que significaba la aerodinámica.

BAT 9. 1955

Alfa Romeo BAT 9 1955 - 3

Ver galeria (5 fotos)

Mientras que los dos primeros BAT destacaban por su espectacularidad, el BAT 9 tenía una estética mucho más moderada… con el objetivo de que el prototipo pudiese cuajar en un modelo de producción en serie (que nunca llegaría a ver la luz).

Las formas envolventes de parabrisas le daban un aire de carlinga de un reactor y unían los dos laterales del coche. Ahí destacaban las ruedas delanteras carenadas parcialmente y, ya en la zaga, luneta trasera enorme, dividida en dos partes y que continuaban dos alas (no tan grandes como los anteriores prototipos). Scaglione empleó algunos trucos de diseño para que el resultado final fuese más espectaculas, como las tomas de aire situadas entre los faros o la pequeña calandra, para que recordasen a un avión en pleno despegue. Se seguía apostando por la mecánica del Alfa 1900.

BAT 11. 2008

Alfa Romeo BAT 11 2008 Concept Bertone - 4

Ver galeria (7 fotos)

La semilla de los BAT germinó también en el Siglo XXI. Corría el año 2008 cuando Bertone sorprendía en el Salón de Ginebra con el BAT 11. Presentado en plena reestructuración industrial de la compañía, se trataba de un golpe de efecto, mostrando quizá lo que todavía eran capaces de hacer.

Desarrollado a partir del Alfa Romeo 8C Competizione, los propios representantes de la compañía indicaban en la presentación que se había diseñado como un ejercicio de estilo puro y que por lo tanto carecía de interior. El objetivo, además de ser un escaparate de ideas del carrocero italiano era alcanzar un coeficiente de resistencia aerodinámica de 0,19 al igual que el logrado por Bertone con Franco Scaglione.

Y lo lograron, con elementos que lo ligan a sus progenitores, como la cobertura parcial de las cuatro ruedas, aletas aerodinámicas en la parte trasera o el portón trasero dividido con un curioso alerón.

a la interpretación moderna de la ventana trasera dividida. [1] El coche en particular, lleva el escudo de Alfa Romeo apareció por primera vez (dentro de la familia BAT) en la MTD 9, 1955, con un frontal que termina en forma de V pronunciada que encierra precisamente el campeonato de la automotriz Milanese, el el perfil se caracteriza por una importante línea que se origina en el extremo de los “bigotes” que caracterizan a la empotradas en el parachoques delantero, que también coincide con el de la hermana BAT 9; Esta línea sigue el paso de rueda delantero y se envuelve en el parabrisas en la parte posterior, formando dos grandes alas que terminan con un delgado haz de LED rojo. Los círculos, en fibra de carbono, son de 21 pulgadas que se caracteriza por un diseño en doble capa de rayos helicoidales. [2]

Fuentes: Hemmings, Wikipedia
Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta