El Alfa Romeo Giulia es la nueva berlina de la marca italiana. Hace poco pudimos probar este modelo, que se posiciona como una opción interesante frente a otras berlinas del segmento D alemanas. Pero lo cierto es que este nombre ya había estado muy presente en Alfa Romeo durante las décadas de los 60 y 70. El primer Alfa Romeo Guilia fue llegó al mercado en 1962 y tuvo numerosas versiones. Una de las más exclusivas sale ahora a subasta.

RM Sotheby’s subastará el próximo 27 de mayo esta unidad de Alfa Romeo Giulia Sprint GTA de 1965. De este modelo solamente se hicieron 500 unidades con la finalidad de conseguir la homologación para competición. La mayoría de estos ejemplares tomaban la configuración ‘Stradale’ (para calle), aunque algunos también eran mejorados con la configuración ‘Corsa’. Sin embargo, la unidad AR 752675 que se subasta fue desarrollada para la competición desde el principio.

Este ejemplar es uno de los 50 que venían con volante a la derecha y en 1966 fue comprado por Autotecnica Conrero, un reputado preparador de la marca. Lo primero que hicieron fue repintarlo con los colores de su equipo (blanco y amarillo) y ponerlo a correr con el equipo Conrero/“Jolly Club”. En 1969 el coche fue vendido a Siegfried Kopcke, un ciudadano alemán que compitió en carreras de turismo a nivel nacional sin llegar a pisar el podio.

Al parecer el coche comenzó la década de los 70 siendo vendido a Dieter Machatius, al parecer con el motor roto. Desde ese momento se le pierde un poco la pista, pues apenas participa en eventos y es utilizado ocasionalmente como coche de calle. En 1995 el Giulia Sprint GTA es adquirido por una autoridad de Alfa Romeo GTA que decide restaurarlo por completo y desde entonces solamente ha cubierto 40 kilómetros.

Cabe destacar que el Alfa Romeo Giulia Sprint GTA originalmente tenía su carrocería hecha en materiales ligeros. En la restauración se han respetado las partes de magnesio que conseguían que el coche pesara solamente 740 kg. También cuenta con la transmisión GTA, con el eje trasero Autodelta y con las llantas Campagnolo de magnesio originales. El aluminio de la carrocería también es el original. Quien se quiera llevar este impoluto ejemplar italiano con corazón de competición tendrá que desembolsar entre 225.000 y 275.000 euros, que es su precio estimado.

Fuente – RM Sotheby’s

Galería de fotos:

Ver galeria (34 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta