Seguro que conoces alguna de esas webs chinas en las que puedes comprar cualquier cosa a precios de risa. Si eres de los que alguna vez se han atrevido a hacer una compra en alguna de esas páginas posiblemente tengas una de estas dos opiniones: por un lado están los que piensan que es una maravilla y que por precios muy bajos puedes equipar tu coche con numerosos accesorios o llevar las zapatillas que están a la moda, pero también están aquellos que no han tenido tan buenas experiencias, ya sea porque los productos no tenían la calidad esperada o porque nunca han llegado a su destino.

Pues este tipo de comercio electrónico ha avanzado un paso más, y a partir de ahora ya es posible comprar coches en Alibaba. Esto se debe a un acuerdo del gigante chino del e-commerce con Yongda, también conocido como Yonda, una empresa local que vende vehículos de alta gama como Porsche, Land Rover y Cadillac y que cuenta con más de 200 outlets por todo el país.

Los clientes ahora podrán comprar los coches en la plataforma de nombre Tmall (perteneciente a Alibaba) y recogerlos en la tienda física de Yongda más cercana, que además le ofrecerá los servicios de posventa. Los primeros coches disponibles serán 4.000 unidades del Chevrolet Epica, a un precio 40% más bajo (entre 8.500 y 10.000 euros), a los que seguirán otros modelos más caros.

 

Alibaba Group

Wang Licheng, manager de negocios automovilísticos de Alibaba, habla de un cambio revolucionario impensable en el pasado, ya que se han juntado dos negocios completamente diferentes. Las páginas de Alibaba suelen ser para personas “normales” mientras Yongda es conocido por el lujo y el dinero. Con este nuevo método, el presidente de Yongda espera que el 15% de las ventas se realicen en internet, ya que, según Alibaba, 80 millones de usuarios de la web están en una buena situación económica para comprar un coche. Además, ofrecerán créditos sin intereses dependiendo en su historial en cualquiera de las páginas de Alibaba.

China es desde 2009 el mayor mercado de coches del mundo, con más de 23 millones de unidades vendidas en 2014, un 7% más que en 2013. Sin embargo, aún tiene muchas posibilidades de crecimiento, ya que por cada 1.000 habitantes hay, tan solo, 105 coches, mientras que, según el Banco Mundial, en 2014 en EE.UU. había 786 vehículos por cada 1.000 habitantes y en España había 593 por cada 1.000 habitantes.

Por ahora las leyes de distribución de vehículos impiden que este sistema se desarrolle en Estados Unidos o Europa (que separan claramente el el desarrollo y construcción del producto, reservado a los fabricantes y el de su entrega y mantenimiento, reservado a los concesionarios). Pero suenan vientos de cambio en el futuro de los concesionarios, que hoy ya anuncian sus mejores ofertas de coches nuevos por Internet, pero que a corto plazo seguirán siendo indispensables en el negocio de la automoción.

Vía: South China Morning Post

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta