Amante de los coches de su tamaño, Arnold Schwarzenegger (que ya contó en su día con un Unimog 130) ha decidido modificar un Mercedes Clase G (el mítico Geländewagen que da nombre a toda la actual gama SUV de la firma) para convertirlo en eléctrico y poder moverse sin humos por su finca.

Para ello, ha contado con los especialistas austríacos de Kreisel. Hace unos días, el actor y ex gobernador de California acudió a la presentación de esta interesante máquina… que se desconoce si será única o en el futuro se crearán más unidades.

arnold-schwarzenegger-kreisel-clase-g-2

Tomando como punto de partida el Mercedes G 350d, se le ha retirado su propulsor de gasóleo para sustituirlo por un motor eléctrico que puede generar nada menos que 483 CV de potencia. Se alimenta de un paquete de baterías de ión-litio con una capacidad de 80 kWh, que prometen una autonomía real que rondan los 300 kilómetros. Los responsables de la transformación nos cuentan que estas baterías se pueden recargar de forma rápida y en apenas 25 minutos contarán con el 80% de su autonomía (a costa de limitar su vida útil, claro).

La adopción de este motor eléctrico también ha obligado a prescindir de la transmisión automática 7G-Tronic, pero no así de la caja de reductoras, ni de los bloqueos de los diferenciales para que no pierda sus cualidades off-road.

Ojo, que este nuevo Clase G, con el grupo propulsor eléctrico, gana la friolera de 510 kg en la báscula, una cifra en absoluto desdeñable. A pesar de sus 2,6 toneladas de peso total, sus cifras de prestaciones no están nada mal. Puede acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 5,6 segundos y alcanzar los 183 km/h de velocidad máxima. Terminator podrá patrullar tranquilo.

Fuente: Kreisel Electric
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta