El horizonte automovilístico marca el camino hacia lo híbrido y lo autónomo, sin embargo, en medio de esta revolución robótica aún encontramos el arte de diseñar coches nuevos de forma artesanal. Con lápiz y papel en mano Seat ha invertido 1.400 días, más de 1.000 esbozos, 5.000 kilos de arcilla y 1.000 litros de pintura para desarrollar este proyecto.

El fabricante español primero redacta las líneas maestras que debe reunir cada nuevo modelo. Este paso marcará el camino de la fabricación ya que es la base del coche, su ADN. Tras esta hoja de rutas, el proyecto llega a los diseñadores para que partan de “lo que nos gustaría hacer” para obtener “casi una foto”, explica Jaume Sala, responsable de Diseño Interior de Seat.

seat 01

El proceso desde el esbozo hasta que el vehículo termina en la cadena de producción dura 4 años, por lo que una compañía automovilística puede llegar a elaborar más de 1.000 esbozos. Cuando los bocetos están aprobados se reproducen de forma virtual para aportar volumen al futuro vehículo, generando así el CAD. Este documento posibilita también el seguimiento técnico del nuevo Seat.

El siguiente paso en la cadena de fabricación es el modelo de Clay. Este prototipo de arcilla de tamaño real cuyo peso ronda las cuatro toneladas (el doble de un coche tradicional) viene a recrear la carrocería del nuevo modelo de Seat gracias a la habilidad de un moldeador que moldea a mano todo el diseño exterior.

seat

Cuando la compañía da el visto bueno a este molde con aspecto completamente real al que se le pasa a denominar Frozen Model, se elige la variedad cromática que conquistará al mercado. El departamento de Color&Trim se encarga de esta tarea tanto para el diseño exterior como para el interior, trabajando a dos años vista. El equipo auna ideas “del mundo de la moda, la arquitectura o el diseño de producto” para obtener una paleta en la que tan solo haya 12 tonos, explica Jordi Font, responsable del departamento.

Tras todo este minucioso proceso, tan solo estamos a dos pasos de ver el coche circular por nuestras carreteras o en los escaparates de los concesionarios. Primero, se fabrican los asientos con una máquina de coser con criterios de confort y estéticos. Para luego centrarse en el diseño interior pensando siempre en el conductor y la funcionabilidad del equipamiento. “Nos preguntamos dónde guardar el teléfono móvil, las gafas o la botella de agua”, detalla Jaume Sala.

seat 02

En este momento llega el fin de la producción, en esta ocasión, pero como si del día de la marmota se tratase el proyecto vuelve a empezar después de 4 años. ¡Artesanos que moldean para nosotros sin pestañear series automovilísticas!

Fuente: Seat

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta