El móvil puede ser un gran compañero de viaje, pero también se ha convertido en una de las principales causas de mortalidad cuando combinamos su uso con la conducción. Cualquier distracción puede suponer la diferencia entre esquivar un obstáculo a tiempo y frenar cuando debes… o no hacerlo.

Durante 2015, Estados Unidos registró el mayor incremento porcentual de muertes en autopista de los últimos 50 años. Es más: en los primeros seis meses de 2016, el aumento ha sido del 10’4% respecto al mismo periodo del curso anterior.

Desde aplicaciones GPS al estilo de Google Maps hasta apps sociales como Snapchat parecen captar nuestra atención en mayor medida, lo que va en contra de cualquier lógica. Este problema no se circunscribe solo a los Estados Unidos. En España, más concretamente en Cataluña, las distracciones al volante son la principal causa de accidente y mortalidad.

Móvil distrae conduciendo

¿Qué motiva a un conductor a poner por delante subir un vídeo en el que muestra lo rápido que va frente a llegar sano y salvo para reunirse con su familia y amigos? Quizás los coches autónomos sean la solución, eliminando la posibilidad de que el fallo del conductor cause un siniestro.

Los fabricantes parecen recurrir al control por voz en un esfuerzo por evitar que los ojos miren a otro sitio que no sea la carretera. Sin embargo, esto no parece ser suficiente, ni siquiera aplicado directamente sobre el propio smartphone o mediante el uso de asistentes como Siri. Responder un mensaje es la peor de las distracciones. Este verano, Pokémon GO supuso un peligro para los conductores con menos conciencia. El pasado octubre, hubo cinco fallecidos en un accidente en Estados Unidos. La copiloto de uno de los dos vehículos involucrados iba grabando en Snapchat la velocidad a la que iban: 185 km/h.

Fuente: The New York TimesWFLA News
Imagen principal: SplitShire en Pexels

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta