Quizá alguna vez te has preguntado si los aviones contaminan. La respuesta es sí. El sector del transporte aéreo es el responsable del 3% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2).

Un pequeño porcentaje que ha crecido de una forma inusitada en los últimos años y que se espera que siga haciéndolo durante los próximos ya que según la organización Internacional Del Transporte y Medio Ambiente, el transporte aéreo y el marítimo podrían crecer hasta en un 250% para el año 2050. Unos datos alarmantes que han conseguido convertir a ambos sectores en uno de los que más preocupan a la hora de hacer frente al conocido calentamiento global.

15-127d

El último Informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente ha revelado que entre 1990 y 2014, las emisiones de CO2 de la aviación crecieron en Europa un 80% aproximadamente, al tiempo que las de NOx se doblaron en el mismo periodo de tiempo. Pero eso no es todo, en el informe también se alerta de que si no se producen cambios para frenar los altos niveles de contaminación en este tipo de transporte, las emisiones de CO2 aumentarán en Europa un 45% entre 2015 y 2035 y las de NOX un 43%. Eso no es todo, aproximadamente 2.5 millones de personas sufren la contaminación acústica derivada de los 45 aeropuertos europeos más grandes, un porcentaje que aumentará un 15% entre 2014 y 2035.

Algunos de los objetivos que se han propuesto cumplir en el informe son:

  • Mejorar la eficiencia del combustible en un 1,5% al año desde 2009 a 2020.
  • Fijar un límite de emisiones de CO2 netas para el 2020.
  • Una reducción del 50% de las emisiones netas de CO2 para el 2050, de acuerdo a las emisiones de 2005.

Unas metas difíciles de alcanzar teniendo en cuenta algunas de las declaraciones que la propia Agencia Europea del Medio Ambiente hace con respecto a las dificultades a la hora de incorporar combustibles alternativos menos contaminantes en la aviación.

airports-pa

Tampoco ayudan decisiones como las que tuvieron lugar en el Acuerdo de París Contra el cambio climático del pasado diciembre. En él, tanto el transporte aéreo como el marítimo quedaron fuera del objetivo de la reducción de gases de efecto invernadero. Una medida que no contribuye a hacer frente a este problema antes de que se materialice por completo dentro de unos años.

Cuando Europa decidió no seguir con esta propuesta alegó que todo se debía que estaba intentado cerrar un acuerdo mundial al respecto. Este sistema de derechos que aún no está definido, se tendrá que aplicar a partir de 2020. La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) será la encargada de aprobar un documento en el que aparezca detallado el nuevo modelo global de emisiones cuyo objetivo final es incitar a las compañías a buscar innovaciones tecnológicas. Una meta complicada, ya que las medidas iniciadas desde 2013 en Europa no han ayudado a reducir las emisiones.

Fuente: Agencia Europea del Medio Ambiente
Más información: (informe en pdf)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta