Los bubbletop cars, o coches burbuja, son piezas muy deseadas por los coleccionistas. Combinaban el estilo de los años 50 con la idea de futuro e ingeniería espacial. Gary Fioto, o más conocido como Chopit, es uno de los enamorado de este tipo de coches, especialmente los de Darryl Starbird. Uno de sus diseños fue el Beatnik, que tardó cuatro años en construir.

Para comenzar le quitó el techo a un Ford 1995, pero poco podemos encontrar de él ahora. Utilizó el chasis de un Lincoln Town Car de 1988 y lo completó con partes de otros vehículos: el parachoques frontal es de un Cadillac de 1959, el parachoques trasero fue adaptado del parachoques frontal del Cadillac de 1958, las luces traseras son de un Chrysler 1960 y acabó su particular “Frankenstein” con un motor V8 Chevrolet. Las últimas pinceladas del Beatnik, reservadas para los guardabarros, las puertas y la parte trasera del vehículo las dio forma a mano.

1955-Ford-Beatnik-Bubbletop (16)

Combinó el exterior del color lavanda de Ford con un interior en cuero blanco perla, donde añadió un volante de inspiración aeronáutica. Fioto tenía una gran habilidad en la construcción de vehículos pero no seguía ningún plan o esquema.

“No siempre sé que voy a hacer cuando comienzo, pero puedo ver el resultado mientras trabajo en ello”

En 2006, este coche burbuja ganó el Gran Premio de 20.000 dólares en el Darryl Starbird’s National Rod and Custom Car Show, en Oklahoma, un premio muy importante para Fioto ya que era seguidor de Starbird desde hacía tiempo. Pero no ha sido el único premio, ya que se hizo con la Copa América en Carl Casper’s 2006 Custom Car Show en Kentucky, era el “Diseño espectacular” en el Grand National Roadster Show de 2006 y fue ganador en la categoría de “Hecho a mano” en Autorama Detroit.

1955-Ford-Beatnik-Bubbletop (17)

Además, si lo único que sientes al verlo es el calor que pasarías conduciendo este coche por las calles con termómetros cerca de los 40 grados, no te preocupes, ¡porque tiene aire acondicionado!

En julio de este mismo año fue subastado en Santa Mónica, y lo vendieron por un precio de 165.000 dólares, aunque esperaban llevarse hasta 250.000 dólares. ¿Pagarías tú tal cantidad de dinero por algo así?

Fuente: Auctions America
Galería de fotos: Patrick Ernzen, cortesía de Auctions America

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta