Durante los años 50, un italiano llamado Giotto Bizzarrini tenía una de las profesiones más ansiadas entre los amantes del motor. Bizzarrini era ingeniero jefe en Ferrari y trabajaba en proyectos como el 250 GTO del Cavallino Rampante. Sin embargo, en 1961, decidió abandonar Ferrari para emprender su propio camino y dos años más tarde, ya fundó su propia marca de coches Bizzarrini.

En la actualidad, Giotto Bizzarrini es uno de los personajes más reconocidos de la ingeniería automovilística de los deportivos en Italia. El Bizzarrini P538 de 1967 es el modelo más aclamado y sale a subasta el próximo 15 de agosto.

Bizzarrini P538 1967 15

Comenzó su carrera como piloto de pruebas para Alfa Romeo contribuyendo al desarrollo del Giulietta en la década de 1950 antes de pasar a Ferrari donde trabajó también en la ingeniería del icónico Testa Rossa.

Su reputación le llevó a convertirse en pieza clave para Ferrari. Era característica, la obsesión de Bizzarrini por las carreras, un aspecto que influiría en su futuro modelos deportivos. El Bizzarrini P538 es uno de los modelos italianos más bellos de la década de los 60.

Se trata de un deportivo difícil de encontrar, se desconoce oficialmente cuántas unidades se fabricaron aunque se dice que la menos hay dos de ellos en funcionamiento con los motores Chevrolet Corvette V8 y otros dos con motores Lamborghini V12. Giotto Bizzarrini ha llegado a mencionar la existencia de un total de cuatro Bizzarrini P538 con motores Chevrolet V8 a la espera de ser descubiertos.

Bizzarrini P538 1967 14

El modelo más emblemático de Bizzarrini comenzó a desarrollarse en 1965 en la ciudad italiana de Livorno. La primera versión del P538 se vio en la famosa competición de Le Mans en 1966, pilotado por los suizos Edgar Berney y Andre Wicky. El Bizzarrini P538 tuvo que abandonar por problemas de refrigeración a las 3 horas de competición.

A pesar de su abandono, el acabado del Bizzarrini P538 era un auténtico bólido deportivo. El coche tenía un chasis con diseño tubular en forma de triángulo para sujetar el pesado motor V8 de 5.3 litros y con carrocería de fibra de vidrio ligera.

El origen del P538 vendría de la P de Posteriore (posición trasera del motor centrar), 53 por los 5,3 litros del motor Chevrolet y el 8 por el numero de cilindros. También se le suele añadir la S para los modelos Sportcar. El coche contaba con cuatro frenos de disco, una caja de cambios manual de cinco velocidades y suspensión independiente en cada una de las ruedas.

Bizzarrini P538 1967 02

Ver galeria (17 fotos)

En 1967, sería el año en el que se construiría el último Bizzarrini P538 de la marca italiana tras la quiebra de la empresa. Bizzarrini solo llegó a estar cinco años en el mercado pero sus coches son siempre recordados por los expertos y sobre todo por los coleccionistas que valoran mucho los deportivos del piloto e ingeniero Giotto.

No hay registros en estos últimos años de un Bizzarrini P538 que haya salido a subasta así que la subasta que tendrá lugar en agosto en la californiana ciudad de Monterey, asistirán coleccionistas que pujarán con todo por hacerse con una joya como esta.

El Bizzarrini P538 se presentará a subasta por primera vez en más de dos décadas con una restauración impecable efectuada en 2015. La subasta será el 15 de agosto y estará supervisada por la prestigiosa casa de subastas RM Sotheby’s. Se estima un precio de salida entre los 645.000 y 830.000 €.

Fuente: RM Sotheby’s
Fotos: Cortesía de RM Auctions

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta