Todos tenemos un sueño automovilístico… o unos cuantos como es mi caso. Entre ellos, conducir un BMW 2002, un coche que mi tío tenía en los años 70 y 80 y que jubiló con más de 750.000 km, una auténtica barbaridad. Uno de los recuerdos de mi niñez que vuelven a mi cabeza cuando visito su casa es cuando subía al asiento del conductor e intentaba llegar a los pedales. Quizás recorrí la mitad de km que le hizo él, sin moverme de aquel patio donde reposaba el coche, trazando curvas con aquel tracción trasera.

El BMW 2002 debe su existencia a una tarde en 1967, cuando Helmut Werner Bönsch (director de planificación de productos de BMW) y Alex von Falkenhausen (diseñador del motor M10) se reunieron para atender diferentes preparaciones del pequeño BMW 1600. Entonces se enteraron de que ambos habían contratado, cada uno por su lado, a ingenieros para que estudiasen cómo instalar motores de dos litros en aquellos ligeros coupés. ¡Maravillas del destino! La casualidad hizo que se diesen cuenta de que podía haber demanda para crear un modelo nuevo.

BMW 2002 Turbo 1974 10

Dos alemanes unidos pueden lograr mucho, de ahí que tras presentar una propuesta conjunta a la directiva de BMW para fabricar una versión de dos litros del pequeño 1600, recibieron la aprobación. El resultado, que en 1968 el nuevo BMW 2002 estaba produciéndose a pleno rendimiento.

El BMW 2002 se convirtió rápidamente en un coche de carreras popular, que ganó su categoría las 24 Horas de Nurburgring en 1970 y vencía con comodidad en mítines, subidas y eventos de aficionados. Incluso hoy en día, más de 40 años después, el pequeño 2002 todavía se impone en carreras de época sin despeinarse.

BMW 2002 Turbo 1974 03

BMW 2002 Turbo 1974 09
BMW 2002 Turbo 1974 06

Pero eso solo era el principio. Si aquel coche era rápido (doy buena fe de ello), hubo una versión que se imponía a todo el resto. En 1971 BMW decidió dar un impulso a aquel pequeño coupé con un turbocompresor, que supuso que su potencia aumentase de 100-120 CV a nada menos que 170 CV. Nacía así un mito, el BMW 2002 Turbo, un coche capaz de acelerar de o a 100 en 7 segundos. Fue el primer coche de producción turbo de Europa, allanando el camino a coches como el Porsche 930 en que llegarían en años siguientes.

El BMW 2002 Turbo debutó hace ahora 42 años, en el Salón de Frankfurt de 1973. En la feria, la marca bávara presentó una unidad pintada en blanco con un spolier delantero con las palabras “turbo 2002” escritas al revés, para que los conductores que le precedían supiesen a qué se enfrentaban nada más verlo por lo . Muchos lo criticaron, tachando el detalle de demasiado agresivo, pero se mantuvo la banda tricolor de BMW (azul, violeta y roja) recorriendo el lateral. Inconfundible, de todos modos.

BMW 2002 Turbo 1974 interior 01

El único problema del BMW 2002 Turbo fue que llegó al mercado justo antes de la crisis del petróleo, lo  que se tradujo en una menor demanda, por lo que apenas se fabricaron 1.672 unidades. Hoy, uno totalmente restaurado, con recambios automóvil BMW, puede valer una buena cantidad de dinero.

BMW 2002 Turbo 1974 motor 01

Esta unidad que ves en las imágenes, es un buen ejemplo de ello. Rematado con una preciosa pintura plata metalizada, este BMW 2002 Turbo conserva las líneas tricolor exteriores y se ve imponente sobre esas llantas multiradio características. Conserva el motor turbo en muy buen estado, acoplado a una caja de cambios manual de cuatro velocidades y todos los detalles del interior, oscuro como mandan los cánones de la deportividad. Un ejemplo de cómo se hacían los deportivos europeos en los tiempos en que el consumo no era una preocupación y el antepasado más directo del BMW M2 que quizá veamos muy pronto. Se vendió el 28 de marzo de 2015 por 50.300 dólares, unos 45.000, lo que me dice que todavía toca ahorrar un poco.

Fuentes: BMW, Auctions of America

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta