Los coches presidenciales siempre suelen ser interesantes, ya no por sus características mecánicas, sino por sus prestaciones a niveles de seguridad y, sobre todo, las dimensiones de estas limusinas. En este caso, vamos a analizar los elementos que destacan de la limusina que utiliza el presidente de EE.UU., Barak Obama, para desplazarse en sus eventos oficiales. Coches diseñados para evitar asesinatos como en el caso de JFK.

La limusina Cadillac One, más conocida como The Beast (la bestia) se empezó a utilizar en el 2009. Desde entonces, el coche presidencial es el mismo, salvo las mejoras que han ido incorporando a lo largo de los años. Para entrar en contexto, vamos a profundizar mejor en sus especificaciones técnicas.

Carrocería de titanio con paredes de acero puro

Cadillac Obama Limusina (1)Como podemos observar, sus dimensiones son descomunales. El aspecto realmente impresiona. Sobrepasa las 10 toneladas, por lo que no cabe duda de que el presidente va bastante seguro en el habitáculo del mismo.

Para llegar a ese peso, la estructura se ha vitaminado hasta niveles impensables. En concreto, podemos encontrar que el grosor de las paredes del chasis es de 13 cm de acero y una carrocería de titanio que es capaz de soportar un ataque de un proyectil bomba.

Las ventanillas son a prueba de balas, con un grosor de casi 8 cm, por lo que en cualquier caso, se puede escapar de casi cualquier situación. Además, hay que tener en cuenta que no hay zona que no esté reforzada en este coche, pues hasta los neumáticos son reforzados con material de kevlar, conjuntado con unas llantas de acero que permiten al vehículo moverse en la peor de las situaciones.

Mecánica acorde a su peso

Outgoing US President George W. Bush andSus prestaciones pueden parecer algo escasas y muchos pueden preguntarse que no son nada del otro mundo, pero teniendo en cuenta que el motor tiene que mover 10.000 kg de limusina… o llevas un buen motor, o no consigues que se mueva.

El motor que equipa es un diésel de 6.500 cc. Una buena elección ya que el diésel suele tener más potencia par, es decir, proporciona la fuerza necesaria para mover a La Bestia. Sin embargo, su velocidad máxima es de 100 km/h y su consumo oscila los 30 litros a los 100 km, pero para el uso que requiere, es de lo más normal.

Interior oficina lleno de artilugios

Cadillac OnePor otro lado, si analizamos las zonas interiores, encontramos un sinfín de detalles propios del estatus del coche. Si nos situamos en el asiento presidencial, éste está totalmente equipado para que se pueda trabajar mientras viaja. Tiene conexión por WiFi, un escritorio y hasta un teléfono conectado por satélite, para hablar directamente con el Pentágono y con el vicepresidente.

Presidente Obama Limusina Cadillac OneComo era de esperar, esta zona trasera se encuentra totalmente aislada… pero si la situación se tuerce un poco, el presidente puede hacer uso de un botón de pánico para poder solicitar ayuda inmediata.

El conductor es un experto entrenado por la CIA para poder desarrollar de la mejor forma su tarea de proteger al presidente. Tiene a su disposición armas, extintores, y con un sistema de seguimiento del vehículo por GPS. Para que te hagas una idea de lo bien equipado que está, cuenta hasta con un sistema de cámaras de visión nocturna que graban y retransmiten la situación en todo momento con el Pentágono. Aunque también es interesante para usarla para una conducción sin utilizar los faros, y poder pasar desapercibido en algunos momentos…

Fuente: Cadillac
Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

1 COMENTARIO

  1. Si, dicen que si un misil Hellfire la impactase, los ocupantes no sufrirían daños. Pero lo mas curioso es que la limusina se la empezaron a construir exclusiva para el actual presidente, ojo, no para cualquiera que pudiera ser elegido, sino para el actual particularmente que repite mandato, casi un año antes de que ganara las elecciones. Para el buen entendedor, significa que el POTUS ya estaba elegido de antemano como mínimo un año antes de que ganara oficialmente, por obra y milagros de lo que llaman democracia americana.

Deja una respuesta