La Agencia Nacional para la Seguridad en Carreteras (NHTSA por sus siglas en inglés) hizo pública la semana pasada una norma que se venía esperando desde hace tiempo y que obligará a que todos los vehículos, SUV’s y minivans nuevos, así como algunos camiones ligeros y autobuses, cuenten con tecnología de visibilidad trasera.

A los fabricantes de automóviles no se les había requerido previamente incluir cámaras de visión trasera, pero la NHTSA sí las recomendó, indicando que puede evitar muchas muertes y lesiones por accidentes al conducir marcha atrás.

Según la agencia federal, se han llegado a contabilizar hasta 210 muertes al año causadas por atropellos al conducir marcha atrás. Alrededor de un tercio de las víctimas de esos accidentes son niños y muchas son causadas por los padres, según indican desde la NHTSA.

camara vision trasera OpelLas cámaras de visión trasera, incluyendo aquellas que los fabricantes de automóviles ya ofrecen, evitarían entre 59 y 69 muertes al año, según la Agencia . “La seguridad es nuestra mayor prioridad y estamos comprometidos a proteger a las víctimas más vulnerables de los accidentes al conducir marcha atrás: nuestros niños y ancianos”, dijo Anthony Foxx, Secretario de Transporte. “Como padre, yo solo puedo imaginar lo desgarrador que este tipo de accidentes puede ser para las familias, pero esperamos que el gobierno de hoy servirá como un paso significativo hacia la reducción de estos accidentes trágicos”.

La agencia federal también glosa otra serie de ventajas que proporcionan estos dispositivos más allá de la seguridad, como facilitar la maniobra de aparcamiento.
 La NHTSA calcula que el sistema costará unos 140 dólares (unos 100 euros) por vehículo nuevo y unos 45 dólares en aquellos que ya tengan pantallas. No es una medida nueva, ya que en 2008 una ley ya requirió que la agencia desarrollara normas que impidieran accidentes al conducir marcha atrás. Entonces comenzaron a desarrollarse las normas, pero la aplicación se ha retrasado hasta ahora.

Cada vez son las los vehículos que incluyen cámaras de retrovisión y un grupo de la industria automotriz aplaudió la medida que obliga a montar cámaras de seguridad en todos los vehículos nuevos.

Auto Alliance, en un comunicado, aplaudía la medida y se comprometió a pedirle a la NHTSA que permita que los fabricantes de automóviles eliminen los retrovisores laterales y los reemplacen por cámaras que puedan ampliar la visión lateral“.
 Para algunas asociaciones de usuarios, sin embargo, la medida llega demasiado tarde y lamentaban las víctimas que se podían evitado de haber puesto esta ley antes en marcha.

Vía: USA Today

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta