Hecha la ley, hecha la trampa o el tramposo. Así lo deben de entender todos lo que encuentran cualquier triquiñuela para sacar ventaja en una competición y ganar injustamente a los demás. El deporte no está exento de ellos, en concreto en ciclismo se ha registrado el uso ilegal de ruedas motorizadas por lo que la Unión Ciclista Internacional ha optado por la utilización de cámaras térmicas que descubran a los tramposos.

Para captar estos aparatos, escondidos en el interior de las bicicletas, se ha contado con numerosas cámaras térmicas otorgadas por la Comisión Francesa de Energías Alternativas y Atómica siguiendo las recomendaciones del gobierno francés. Hasta ahora no se disponían de imágenes claras de este tipo de dopaje, pero, tal y como se muestra en la imagen, podemos confirmar que dichos motores se utilizan y las cámaras los captan nítidamente.

Los aparatos estarán colocados en la parte trasera de las motocicletas que acompañan a los ciclistas o en las partes laterales de las carreteras pero, para evitar posibles trucos por parte de los dopados, se realizarán pruebas impredecibles como controles manuales y magnéticos o escáneres. Todo ello encaminado a facilitar una victoria justa a aquellos competidores honrados.

Motores en bicicletas italianas foto cámara térmica

Vía: Engadget
Imagen: Wikimedia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta