“-Es un sistema revolucionario móvil para lanzar misiles, un tanque bipedal.

+¿Un tanque bipedal?

-Sí, un tanque andante… ¡un robot! ¿Conoces la teoría sobre el eslabón que hay entre los monos y los humanos? Pues bien, este robot es el eslabón entre la infantería y la artillería. Un tipo de Metal Gear, para que lo entiendas. Y este estupendo Metal Gear será un paso definitivo en el desarrollo armamentístico.

+Metal Gear…”

Conversación entre Aleksandr Leonovitch Granin y Naked Snake, 1963

¡Piernas! ¿A dónde no podría llegar un robot con piernas? Como mínimo, podría llegar a donde llegue un humano. Un robot con piernas tiene más posibilidades, más usos. Así lo ven los creadores de Cassie, un robot bípedo capaz de autobalancearse, desarrollado por Agility Robotics.

En el vídeo, sus desarrolladores destacan un ejemplo en el que un equipo de bomberos no está seguro de si queda alguien dentro de un edificio en llamas. Mandar a una persona dentro a comprobarlo es un riesgo mayor cuando no existe esa certeza. Con un robot como Cassie, ese problema se soluciona. Sería capaz de llegar a los mismos sitios que un humano, pero en situaciones extremas sería incluso más útil.

Terrenos rocosos, empinados, inestables… Otro de sus principales atractivos sería poder acceder a zonas a las que robots con ruedas no podrían llegar. Esta utilidad es similar a la de los recientes drones de cartón de DARPA, que llegan más lejos por hacer solo el viaje de ida.

Cassie

Claro está, no todo se trata de situaciones de emergencia. Agility Robotics planea que Cassie se convierta en un método para repartir paquetes. Cassie es también un robot bípedo más estable que los que solemos ver. Su cadera le da más libertad de movimiento, por lo que es capaz de estabilizarse con facilidad.

Para futuras mejoras pretenden incluir brazos que ayuden al robot a levantarse en caso de cae. También están investigando la posibilidad de incluir Realidad Virtual, pudiendo “conectarse” con Cassie para ver en primer persona cómo se mueve. Desde Agility Robotics pretenden conseguir que cada unidad no supere los 10.000 dólares. De momento la primera hornada se ha vendido al completo. La idea es genial, aunque yo solo espero no tener que anudarme una bandana a la cabeza y sacar el lanzacohetes.

Fuente: The Verge, IEEE Spectrum, Agility Robotics

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta