El mundo científico demuestra que el mundo es complejo y delicado. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) nos cuenta que conseguir coches de combustión más limpios, si bien es beneficioso para la atmósfera, puede estar causando problemas en el marisco.

No pienses que se trata de un estudio de corto recorrido. EL CSIC estudia en Galicia la biogeoquímica marina desde hace dos décadas y parte de ese etudio indaga el impacto del incremento de platino en los organismos marinos. Ahora los datos recopilados empiezan a tener eco en revistas científicas y ha sido publicado por la revista Science of the Total Environment. Y resulta que el incremento de las emisiones de platino, fundamentalmente por ser empleados en catalizadores de automóviles, ha doblado sus concentraciones respecto a las obtidas antes de la introdución de los catalizadores, a finales de los años 90.

bateas mejillon

Los estudios  son coordinados desde Vigo por el Grupo de Biogeoquímica Marina del Instituto de Investigaciones Marinas, de la Acción COST, un red de trabajo europea que estudia los elementos químicos esenciales para el desarrollo de nuevas tecnologías: desde procesos ambientales a posibles amenazas a la salud. Científicos de 19 países buscan conocer mejor el rastro de todos los elementos esenciales en los últimos productos innovadores, platino, germanio, tierras raras… y su posible impacto ambiental en el caso de que se concentren de manera peligrosa.

Hasta hace bien poco, estos productos apenas eran utilizados, más allá de la mera curiosidad en un laboratorio. Como su presencia en la naturaleza es muy escasa, apenas se realizaban estudios sobre ellos. Pero de un tiempo a esta parte, todo ha cambiado. Las baterías que podemos encontrar en los coches eléctricos o las pantallas táctiles emplean tierras raras y los catalizadores dos coches elementos de platino. “Como se prevé que a su utilización continúe en aumento, es importante empezar a indagar su impacto en el medio y los organismos”, apuntan desde el CSIC.

red mejillon

El estudio se ha realizado con muestras de mejillón do Instituto Español de Oceanografía en Vigo, de 1991 a 2011. “Los datos revelan que las concentracións son en torno al doble de las detectadas cuando no había catalizadores”, señalan los investigadores. Durante el uso del catalizador, a través del tubo de escape, salen micropartículas con elevadas concentraciones de elementos del grupo del platino. Es por eso que las concentraciones de estos elementos se multiplica en zonas circundantes a as carreteras. ¿Es este dato preocupante? Para ello es necesario seguir investigando.

Fuente: CSIC

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta