En numerosas ocasiones te hemos traído modelos con diseños realmente únicos e inigualables que surgieron durante los años del boom del automovilismo. Algunos de esos ejemplos son los 10 autobuses más peculiares o el ciempiés de Citroën. El modelo que te enseñamos a continuación sigue con esta línea, aunque apuntando hacía otros derroteros más versátiles ya que este vehículo en cuestión combina tierra y agua en un diseño peculiar que te atraerá desde el primer momento. El Chevrolet Corphibian es de quien te vamos a hablar, un vehículo anfibio y todoterreno al mismo tiempo. Un auténtico todo en uno.

Este curioso prototipo fue fabricado allá por 1961 por dos ingenieros de Chevrolet, Richard E. Hulten y Roger D. Holm, a partir de una Rampside pickup que contaba con un motor de 65 caballos y transmisión automática. Inspirados en el modelo anfibio 770 Amphicar de 1960, estos dos jóvenes decidieron llevar a cabo su sueño en un pequeño garaje de Michigan en él que comenzaron a diseñar la transformación.

1961 CHEVROLET CORPHIBIAN

1961 CHEVROLET CORPHIBIAN

1961 CHEVROLET CORPHIBIAN

Para conseguir el resultado que ves en las imágenes tuvieron que alargar la zona de carga trasera un total de sesenta centímetros. Con esta pequeña prolongación consiguieron dejar el espacio suficiente para instalar el sistema hidráulico encargado de propulsar las hélices de esta peculiar furgoneta en el agua.

Durante más de dos años, ambos ingenieros estuvieron negociando con General Motors para conseguir que este curioso prototipo pasará a ser producido a escala real. Sin embargo, GM se negó alegando altos costes en el proceso de fabricación que no quedarían compensados debido a la falta de demanda de este tipo de vehículos.

1961 CHEVROLET CORPHIBIAN

Esta dura decisión provocó que el vehículo al que hoy dedicamos el post sea único en su especie pues no se fabricaron más unidades. Olvidada en un garaje, esta joya fue descubierta por el forofo de los coches anfibios Wally Wheeler en 1993. Este especialista lo restauró y añadió al cuenta kilómetros unos pocos más llegando a marcar 252km.

Como puedes ver, el Chevrolet Corphibian que ilustra este artículo está en perfectas condiciones, aún conserva su motor original refrigerado por aire, la transmisión automática, las dos hélices e incluso los neumáticos sobre los que se asientan son los mismos que Richard E. Hulten y Roger D. Holm instalaron en el vehículo. El interior también está en condiciones excepcionales pues la tapicería, paneles de puertas, molduras, volante y el forro del volante presentan un desgaste mínimo. El salpicadero también está como nuevo y la radio instalada en el mismo funciona a la perfección.

1961 CHEVROLET CORPHIBIAN

Ahora tienes la oportunidad de hacerte con ella pues ha salido a subasta el pasado día 15 de enero de la mano de los especialistas de Mecum y se podrá pujar por ella hasta el 24 de este mes, momento en el que finalizarán tus posibilidades. Se estima que el precio que alcanzará este modelo estará entre los 75.000 y los 100.000 dólares, una cantidad bastante asequible para algunos.

En el vídeo que te mostramos a continuación podrás apreciar como los ingenieros construyeron justo lo que querían: un auténtico vehículo anfibio, ideal para tierra y mar. Además también encontrarás una galería de imágenes completa para que aprecies cada uno de los detalles en madera de este anfibio que casi conquista a los jefes de General Motors.

Fuente: Mecum Gear
Galería de fotos:

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta