Parece imposible pero un grupo de investigadores de la Universidad de California, UCLA, en Los Ángeles ha dado con una fórmula que parecía impensable hasta el momento. Han hallado una solución para reducir lo que conocemos como efecto invernadero que afecta a nuestro planeta creando un nuevo material  sostenible a partir del dióxido de carbono y el cemento, ambos altamente contaminantes, al que han llamado CO2NCRETE, está podría ser la alternativa ecológica para el hormigón.

La ecuación, de momento solo testada en laboratorio, es sencilla: se coge CO2 y una impresora 3D lo convierte en cemento ecológico.

Autores CO2NCRETE UCLA1

Las mentes de esta alternativa revolucionaria son J.R. DeShazo, director del Luskin Center for Innovation de UCLA, y el ingeniero medioambiental de dicha universidad, Gaurav Sant.

“Lo que esta tecnología hace es tomar algo que hemos visto como una molestia – el dióxido de carbono que se emite desde las chimeneas – y convertirlo en algo valioso”, dijo JR DeShazo, profesor de política pública en la Escuela Luskin UCLA de Asuntos Públicos y director del Centro para la Innovación de la UCLA Luskin .

“Decidí participar en este proyecto, ya que podría ser un cambio de juego para la política climática”, dijo DeShazo. “Esta tecnología con fuerza el cambio climático global, que es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la sociedad ahora y se enfrentará en el próximo siglo”

El efecto invernadero es el motivo del calentamiento global y el cambio climático, es el aumento de los gases invernadero lo que aumenta la absorción de calor y a su vez genera los cambios. El aumento de los gases es resultado del uso y abuso de los recursos naturales, sea a través de quema ineficiente de combutibles fósiles, a través de la tala y destrucción de los bosques y ambientes naturales o la destrucción de ecosistemas marinos y acuáticos a través de la contaminación irracional e irresponsable.

El cemento (componente básico del hormigón) forma parte del paisaje urbano de todo el mundo: tu casa, carreteras, puentes, edificios, puentes…y además altamente contaminante. La producción a gran escala de este material supone una décima parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria, y el 5% de las emisiones de todo el mundo. A esta contaminación hay que sumarle las emisiones de dióxido de carbono de todas las chimeneas de todas las centrales eléctricas de todo el mundo.

El sistema creado por los científicos de UCLA consiste en un circuito cerrado mediante la captura de carbono de las chimeneas de plantas de energía. En los experimentos de laboratorio, el equipo ha empleado dióxido de carbono con una pureza del más del 99%. El carbono se extrae de un depósito presurizado usando un sifón y, al combinarlo con cal, se obtiene un material similar al cemento que se puede usar para fabricar objetos con una impresora 3D.

El objetivo de los investigadores es que este nuevo compuesto pueda sustituir en el futuro al cemento como materia prima para construir edificios, y esperan implantar su tecnología en las plantas eléctricas de carbón de Estados Unidos, China e India, que son los países líderes en emisiones contaminantes.

Fuente: UCLA

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta