Parecía imposible que esto pudiera suceder, pero el pasado 14 de febrero se produjo el primer accidente de la historia provocado por un coche de Google, en concreto el Lexus RX450h del 2002, uno de los más utilizados en el proyecto de conducción autónoma. Lo curioso es que meses atrás el Google se hacía eco en los medios tras conocerse su primera multa… debido a su extrema precaución a la hora de circular sobre el terreno. Y es que la programación del vehículo se ha realizado para ser tan cuidadoso que muchos lo comparan con la forma de conducir de una abuela.

El suceso ocurrido en California es el primero conocido desde que Google comenzó con este experimento, que actualmente se encuentra en una fase muy avanzada y en el que la empresa se ha visto obligada a aceptar las responsabilidades.

coche autonomo google

El coche autónomo que circulaba por una zona recubierta de arena colisionó contra un autobús mientras intentaba esquivar estas zonas. El pequeño de Google se cruzó de carril cuando el autobús circulaba a una velocidad de 24 km/h y el Lexus a 3 km/h.

La empresa norteamericana ha reconocido el pasado lunes que el sistema informático que permite la conducción autónoma confiaba que el autobús iba a aminorar la marcha o que se apartaría para permitir que el coche continuara su camino pero no fue así. El coche golpeó el lateral, causando daños en el guardabarros delantero izquierdo, la rueda delantera y un sensor ubicado en el lado del conductor. Los viajeros del autobús tuvieron que ser evacuados de la zona. El pionero de internet ha explicado en un comunicado que “si el coche no se hubiera cruzado de carril, no se hubiera producido ninguna colisión”.

Después de lo sucedido Alphabet (Google) se ha visto obligado a introducir cambios en el software para evitar futuros incidentes.

Vía: MIT

3 COMENTARIOS

  1. Se sigue vendiendo humo con la noticia.

    Con muchas menos pretensiones el vehiculo Toyota Auris hibridoda umerosos fallos en la asistencia a la conducción. En autopista donde es posible circular a 120 Km/h puede decirte, mediante una voz con tono alarmante, que estas excediendo el límite de velocidad de 50, 60, 80 o 100 Km/h. y saltando repitiendotelo insistentemente 3, 4 o 5 veces. Arte de la duda y alarma que te produce al cuestionarte tu modo de conducir, es posible que si haces caso y frenes para reducir la velocidad el vehículo que te precede (sin la información falsa) provoque un accidente por alcance. De otra parte hay divergencias entre el sistema de asistencia a la conducción y el propio navegador del coche. Por tanto, si la todopoderosa Toyota no tiene la tecnología adecuada y la vende antes de tiempo dienya est¿que se puede pensar?, ¡Que primero es el negocio y mucho tiempo después vengrá la seguridad! y Google lo mismo, ya está vendiendo humo y contando solo lo que conviene.

    De la marca no cabe esperar un acto de dignidad y reconocimiento y abusa de los clientes vendiendo sistemas que se homologan sin ver por las administraciones, propio de actos administrativos para recaudar, pero sin comprobar, veansé también las falsedades sobre los consumos reales y que hayan tenido que ser los americanos quienes hicieran algo, el consumidor europeo y más aún el español está totalmente en manos de la industria sin un gobierno qu tenga personalidad. .

    Se ha recurrido a las ineficaces OMIC y se estápendiente de la respuesta, sabiendo todos (la empresa y el consumidor) que la Justicia tampoco funciona y que los clientes no se van a gastar 3000 o 5000 euros (en un abogado que te puede salir rana) para reclamar 750 euros, siempre y cuando no te salga un juez vago, pasota o con posibles lazos familiares o amistades en la industria y sobresea el caso sin entrar en el asunto.

    Y es que España es un pais donde se ha generalizado en exceso ser un patriota de hojalata, por tanto pasto de contínuos casos de corrupción a todos los niveles y desde el primero al último . Una pena.

  2. Bajo mi punto de vista, esto de la conducción autónoma o asistida mediante sistemas que incorporan los coches, es una porquería. A mi me gusta conducir y me gusta conducirlo yo.
    Con tanto dinero como tiene Google, lo que deberia de hacer es contratar conductores, que hay muchos en el paro, y dejarse de inventos absurdos ni coches que se conducen solos.
    Que contrate personas, que hace más falta.

Deja una respuesta