Si hay una época fructídera en cuanto a preparaciones locas en los vehiculos destinados al cine y la televisión, fueron los años 60 y 70. Y entre todos ellos, uno llamaba la atención por lo estrafalario de su diseño, el coche de La Pantera Rosa, que se podía ver en la cabecera que daba paso a unos dibujos animados realmente divertidos. Si no la recuerdas, era esta:

Aquel coche había sido creado en metal y fibra de vidrio por Ed Newton en colaboración con el famoso personalizador de coches televisivos, Dan Woods, auténticos genios creando esculturas rodantes con estos materiales. El coche de la Pantera Rosa se subastó en 2011 y desde entocnes sus actuales dueños han llevado a cabo una restauración ejemplar, tanto mecánica como estética, por Galpin Auto Sports en California. En las imágenes puedes ver el excepcional resultado.

coche de la Pantera Rosa - 5

coche de la Pantera Rosa - 9
coche de la Pantera Rosa - 8

El coche dela Pantera Rosa es inusual en todos los sentidos, incluso para los extraños esténdares de la época. Es muy largo (supera los 7 metros de longitud), de 1,80 metros de anchura máxima y bajo… si bien no era un problema para que el bajo inspector Clousseau y el felino que dió nombre a un bollo subiesen al habitáculo a través de esa puerta que se abría hacia abajo para dar paso a una especie de chill-out que haría las delicias de los amantes del color rosa, pues es el color en el que prácticamente  se ha tapizado todo. No falata mini-bar, un teléfono e incluso tenía una cámara de seguridad y pequeñas televisiones “setenteras” en blanco y negro.

El coche, consturido sobre el chasis de un Oldsmobile Toronado de los 60, destaca por el frontal con forma de pico de pato, muy afilado y contar con el puesto de mando justo a continuación, descapotado y lo que obligaba a llevar casco. Por las imágenes de la cabecera, no debía ser muy cómodo de conducir, ya que el conductor (con el mono rosa de vigor) apenas puede mover los brazos.

coche de la Pantera Rosa - 2

Justo detrás, además, se ubicaba el gigantesco motor que propulsaba el vehículo, un motor V8 de nada menos que 7 litros de cubicaje, montado longitudinalmente y que mueve las ruedas delanteras. La experiencia de conducción de semejante artefacto con esta mecánica justo tras la cabeza, que debía refrigerarse con el aire que accede mediante los conductos situados ante las ruedas delantaras.

El coche se presentó al público el 18 de septiembre en la sede de Galpin en North Hills (California) y estará un tiempo más expuesta. Desde luego, para quienes disfrutábamos las tardes de domingo con esta serie, es una buena noticia que esta obra maestra haya sido restaurada con tanto esmero.

Vía: Jalopnik
Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta