Cuando pensamos en un coche presidencial nos imaginamos un vehículo señorial, robusto y muy sofisticado, aunque muchas veces no pensamos en que los presidentes también pueden tener preferencias por ciertos coches que no tienen por que coincidir con estas características. Estos son algunos buenos ejemplos:

Baker Electric

backer-electric
Foto: cc Flickr Greg Gjerdingen

A pesar de que a principios del siglo XIX las posibilidades automovilisticas eran bastante limitadas, el presidente William Howard Taft pudo presumir de ser el primer presidente en conducir un coche que pertenecía a la Casa Blanca. Un dato muy interesante sobre este coche es que en un primer momento la Casa Blanca optó por comprar un Pierce-Arrow, aunque el propio Taft admitió sentir debilidad por el Baker.

Cadillac 452

cadillac_v16-452-roadster-by-fleetwood-1930-31_r8

El que fue presidente entre 1929 y 1933, Herbert Hoover, adquirió este modelo en su último año de legislatura y se lo quedó para su uso personal cuando abandonó la Casa Blanca.

Packard Twelve

packard_twelve-club-sedan-1933_r6

El mandato de  Franklin Delano Roosevelt ,entre 1933 y 1945, fue conocido por su lucha junto a los europeos para ganar la II Guerra Mundial. A pesar del progresismo y la libertad con la que se caracterizaba su gobierno, su gusto por los coches se mantenía en una línea más bien clásica y conservadora.

En 1939, el presidente adquirió este Packard Twelve. Se dice que al presidente le gustaba conducir su coche por la ciudad y que a partir de aquí, los coches presidenciales se vieron obligados a ser blindados.

Chrysler New Yorker. Harry Truman

chrysler-new-yorker-1953

Harry Truman, que gobernó de los años 1949 al 1953 mostró un gusto algo más moderno por los coches que sus antecesores. Truman disfrutaba conduciendo con su Chrysler New Yorker del 53 y cuando finalizó su mandato, llevó a su mujer en un viaje de 2500 kilómetros en este mismo coche.

Rauch Lang. Dwight Eisenhower

rauch-lang
Foto: cc Flickr Clarke Thomas

Por su parte Dwight Eisenhower, que fue presidente entre 1953 y 1961, se decantó por este modelo de Raunch and Lang de 1914 para protagonizar sus campañas electorales. En los últimos años se ha rumoreado que este coche perteneció a los padres del presidente.

Ford Thunderbird. John F. Kennedy

 

1961-ford-thunderbird

Quizá uno de los presidentes más conocidos de Estados Unidos, John F. Kennedy gobernó el país desde 1961 hasta 1963, mandato que finalizaría con el trágico asesinato del presidente (a bordo de esta limusina Lincoln-Mercury) Durante la campaña y el mandato, y siempre se podía ver a JFK conduciendo este Ford Thunderbird del 61.

Amphicar. Lyndon B. Johnson

presidente estadounidense en Amphicar

El siguiente presidente fue Lyndon B. Johnson entre los años 1963 y 1969, conocido por su implicación con la guerra de Vietnam. Se rumoreaba que Johnson solía conducir con sus amigos y bromeaba diciéndoles que el coche se había quedado sin frenos. Es uno de los coches anfibios más conocidos.

Oldsmobile 98. Richard Nixon

oldsmobile-98
Foto: cc Flickr David Berry

Desde 1969 hasta 1974 fue presidente en los Estados Unidos Richard Nixon. No parecía sorprender la afición de Nixon por los coches con clase y clásicos y lo mostraba conduciendo este Oldsmobile 98 del 50. De hecho, en uno de sus discursos, el presidente mencionó este coche.

Ford Mustang. Bill Clinton

1967 FORD MUSTANG CUSTOM CONVERTIBLE

Dejando a un lado los escándalos causados por Bill Clinton (1993-2001), debemos destacar el refinado gusto del presidente por los coches. Clinton conducía un Ford Mustang de 1967. El presidente no podía hacer un uso excesivo de este coche ya que su diseño impedía que se le equipasen con las medidas de seguridad necesarias para un coche presidencial, aunque al propiio Clinton le encantaba conducir este coche.

Ford Escape Hybrid. Barack Obama

 

Ford Escape Hybrid 2008
Ford Escape Hybrid 2008

El presidente Barak Obama (2009-2016) siempre ha parecido por decantarse por los coches grandes y familiares antes de moverse en The Beast. Llegados a este punto, mencionar que entre el Baker Electric de Traft y el Ford Escape Hybrid de Obama ha pasado casi un siglo.

Vía: Global Cars
Foto principal: cc Flickr Mike Fritcher

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta