Será este año cuando conozcamos el restyling del Honda CR-V, uno de los SUV familiares más interesantes por precio y espacio interior. Además de los cambios estéticos y actualizaciones mecánicas, ya sabemos que este vehículo contará con el primer sistema de control de crucero predictivo del mundo, conocido como control de crucero adaptativo inteligente (i-ACC).

Lo destacable del i-ACC es que es capaz de predecir y reaccionar automáticamente ante la incorporación de otros vehículos delante del nuestro sin que respeten la distancia de seguridad. El Honda CR-V cuenta con una cámara y un radar para detectar la posición de otros vehículos en la carretera. Mediante un algoritmo calcula la probabilidad de que los vehículos de los carriles contiguos se incorporen al nuestro sin respetar la distancia de seguridad. De este modo, el coche puede reaccionar con rapidez, seguridad y comodidad.

Honda i-ACC 2015 03La diferencia con un sistema de control de crucero tradicional es que este mantiene una velocidad previamente seleccionada, que se reduce solamente para mantener la distancia de seguridad respecto al vehículo que nos precede. Lo que ocurre es que, si un vehículo se incorpora a nuestro carril ante nuestro coche sin respetar la distancia de seguridad, el sistema reacciona más tarde, con un frenado brusco.

El sistema i-ACC detecta la probabilidad de que el vehículo que se incorpora delante del nuestro no respete la distancia de seguridad hasta cinco segundos antes de que ocurra, lo que permite que reaccione con mayor suavidad “para no sobresaltar al conductor”. Cuando esto sucede, el sistema acciona los frenos ligeramente al principio y aparece un icono en la pantalla que informa del motivo de la desaceleración. Es entonces cuando el sistema aplica una mayor frenada, para adaptar la velocidad y mantener la distancia de seguridad al mismo tiempo.

Honda i-ACC 2015 02

En Honda ya hablan de “seguridad predictiva”. Aseguran que el sistema i-ACC reconoce también en qué lado de la carretera se encuentra el vehículo (funciona en coches con volante a la derecha también) y detecta qué vehículo de los más cercanos es al que hay que prestar más atención en cada momento.

También nos cuentan que el sistema se ha pensado para y desde Europa. Y es que la información con la que trabaja el algoritmo se ha recopilado en carreteras europeas. Solamente investigando el comportamiento real de los conductores podría haberse desarrollado una tecnología así. Desde la marca apuntan que es el primer paso “hacia una nueva generación de sistemas de asistencia al conductor que prevén el comportamiento de otros usuarios de las vías”.

Fuente: Honda
Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta