Continúan las novedades en el sector de investigación tecnológica sobre la automoción. El Grupo Jaguar Land Rover está invirtiendo gran parte de su tiempo para investigar en la tecnología de la autonomía que domine cualquier superficie. Desde agua, barro a cemento, bajo el sol ardiente, la nieve o el hielo, el vehículo podrá detectar el tipo de terreno sobre el que circula y adaptará la conducción a las condiciones más extremas. El propósito es que el conductor deje la carretera convencional y se atreva por terrenos más arriesgados hasta su destino con la comodidad de sentirse seguro.

El sistema funciona mediante unos sensores que ven mejor que el ojo humano. En completo, el equipo de percepción cuenta con una cámaras, ultrasonidos, radares y sensores LIDAR. Todo ello permite que el vehículo obtenga una visión de 360 grados y determinar también las características del terreno, sea cual sea. Además, los sensores pueden anticiparte hasta 5 metros antes de llegar al terreno, tiempo en el que el coche se adapta a la superficie que está por llegar.

El responsable del proyecto, Tony Harper, que la tecnología no está solo enfocada a la conducción autónoma sino a “ayudar ayudar tanto al conductor como el coche autónomo a realizar su trayecto a salvo en cualquier terreno y situación”. Por ello, también están desarrollando tecnología que permita la conexión entre vehículos, elemento muy útil en el caso de que se circule con varios de ellos en modo de convoy. Ideal para trayectos largos, safaris o travesías sobre terrenos más desafortunados.

Jaguar land Rover test de autonomía

Fuente: Jaguar Land Rover

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta