El Wokart es un catamarán ligero con un motor exterior de 70 caballos de potencia, diseñado para tener las mismas características de conducción que un kart terrestre. El asiento y los controles son muy parecidos a los de un coche, lo que facilita su manejo. La prueba es que, tal y como encargados de este proyecto aseguran que en cuatro años de desarrollo y pruebas, ningún piloto ha volcado, todo un logro. Los diseñadores de este vehículo prometen diversión a raudales a la vez que mantiene un impacto ambiental bajo, comparado con las motos de agua.

El Wokart se aleja de los diseños tradicionales que uno espera de algo que se desplaza encima del agua. La ventaja del invento que analizamos es que permite instalarle un motor de 70 CV de potencia de cualquier fabricante, lo que amplía sus posibilidades.

Wokart 12Conocíamos fabricantes de coches que diseñan barcos, pero esto es el caso contrario, un “coche” para desplazarse por el agua. El ingeniero jefe, el Dr. Theo Christen aclara que la idea le surgió debido a que no está influenciado por pertenecer al mundo naval y eso le ha permitido expandir más sus ideas, desarrollando así este “coche marino”. Todo esto resulta asombroso en cuanto sabemos que el líder de este proyecto estudió un doctorado de economía, una disciplina que no tiene nada que ver con desarrollar un kart acuático.

La primera vez que mostró su producto en la Feria de Barcos de Estocolmo, donde fue recibido con asombro y recelo puesto que la gente no creía que una persona que no era del mundillo pudiese desarrollar algo como el Wokart. La fábrica donde va a producirse se localiza en Tailandia y el fabricante, Cobra International, es una de las mayores empresas especializadas en la fábrica de materiales para deportes de agua.

Wokart 07Este invento puede llegar a alcanzar una velocidad de más de 40 nudos, es decir 75 km/h lo que puede llegar a ser una experiencia increíble conducirlo. Tiene la habilidad de girar 90 grados a gran velocidad lo que muestra la gran agilidad de este ingenio. Numerosos interesados en este producto han preguntado al inventor si estaban diseñando una versión en fibra de carbono. La respuesta fue afirmativa pero explicó que uno de los problemas que encontraron los ingenieros fue que si “adelgazaban” mucho el Wokart, esto podía comprometer sus habilidades giratorias.

Otro aspecto a tener en cuenta en este tipo de diseños es que las olas a cierta velocidad provocan lesiones si se transmiten directamente a la columna vertebral. Por eso entre los primeros bocetos y el prototipo, los ingenieros tenían pensado implementar un asiento con muelles que evitase estos sucesivos golpes a la espalda. Pero al final se dieron cuenta que el motor, al situarse en el centro, actuaba de protección, desterrando la idea de implementarlo en el vehículo.

La verdad, el comportamiento de este “coche” acuático que nos ha dejado con la boca abierta, como podrás ver en este vídeo oficial de la marca:

[raw]

[/raw]


Fuente: Wokart

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta