El pasado año te contamos cómo el Grupo PSA daba un paso adelante en aras de la veracidad de los datos que ofrece sobre sus productos. Dar los datos de consumos reales de sus coches. Tras el anuncio de este paso, adelantándose a futuras normas de medición, hizo públicas las cifras de consumo de tres modelos hace ahora un año y, ya en verano, aumentó a 30 las versiones con estos datos, de modelos de sus marcas (Citroën, Peugeot y DS).

Y ahora, llega el tercer paso. Tal y como se había comprometido, ahora se publican los resultados de consumos reales obtenidos en más de 1.000 versiones de 58 modelos. De un modelo con idéntico motor y cambio se ofrece información de cómo varía el consumo con diferente carrocería, el nivel de acabado o neumáticos.

PSA ha creado tres sitios web (uno para cada marca), en el que consultar los datos para seis países (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, España y Suiza). Posteriormente se extenderá a toda Euriopa: Aquí puedes acceder a los datos de España de cada marca de PSA (aún no de Opel, pero los esperamos pronto porque incluso cuando la marca era propiedad de GM había prometido ofrecerlos):

Además, un configurador permitirá hacer una estimación de sus propios consumos en función de las condiciones reales de utilización de su vehículo (número de pasajeros, carga, estilo de conducción)…

Tal y como denunciaba en 2015 la ONG Transport & Environment (T&E) es un completo informe sobre homologación de consumos, la brecha existente entre consumos y emisiones homologadas y los que realmente gastan y contaminan los coches no deja de crecer. Si en 2001 era tan sólo de un 8%, en 2015 alcanzaba un 40%.

No hemos podido analizar los datos de las 1.000 versiones de esos modelos de PSA (pueden consultarse, pero no descargarse), pero sí los de una pequeña muestra de los mismos. La divergencia es notable. Hemos exportado datos de 50 versiones (de las más populares de los modelos más vendidos de las tres marcas) y comparado con las cifras de homologación. La diferencia es de un 42,8%.

¿Por qué hay tanta divergencia?

Los expertos de T&E nos explicaban que esta cada vez mayor diferencia entre consumos homologados y los que se obtienen en una conducción normal no para de crecer por dos motivos:

  • El actual ciclo NEDC con el que se obtienen esas cifras fue diseñado en los años 70, para coches y modos de conducción muy diferentes a los actuales.
  • Las marcas han desarrollado en estas décadas muchas argucias (aprovechando vacíos legales), que han cons.

¿Cómo se obtiene el dato “real”?

El Grupo PSA publica los resultados de las pruebas realizadas mediante un protocolo de ensayos definido junto a T&E y France Nature Environnement (FNE). Las mediciones se certifican por Bureau Veritas, que garantiza la veracidad y la integridad de los resultados.

Inspirado en el proyecto europeo RDE “Real Driving Emissions”, el protocolo mide el consumo de combustible gracias a un equipo móvil de medición instalado en el vehículo (PEMS – Portable Emissions Measurement System-). Las mediciones de los 58 modelos se han realizado en vías públicas abiertas a la circulación (23 km en ciudad, 40 km en carretera y 30 km en autopista) en condiciones de conducción real (climatizador en uso, transporte de pasajeros y equipaje, desniveles…). Desde T&E indican que las pruebas son fiables, representativas y reproducibles.

Es de agradecer que los clientes tengan esta información. Además, tal y como indica Gilles Le Borgne, Director de Calidad e Ingeniería del Grupo PSA: “A partir del verano de 2017 ampliaremos esta información ofreciendo los resultados de las emisiones de NOx”.

¿Qué aprendimos sabiendo estos datos?

Como te comentábamos, no hemos podido exportar los datos de las 1.000 versiones, aunque nos habría gustado ya que los resultados de estas conclusiónes habrían sido más precisos. Nos hemos conformado con los de 50 versiones (de modelos muy conocidos de las tres marcas, como verás), cuyos datos hemos comparado posteriormente con los datos de homologación, que en nuestra sección de coches nuevos (PSA no publica este último al lado del consumo real, que sería de agradecer).

Hay unas cuántas conclusiones interesantes:

  • Será muy complicado que tu coche consuma menos de 5 litros: De todos los coches analizados, tan sólo el Peugeot 208 1.6 BlueHDI 100 manual Allure con llantas de 16″ es el único que baja de esta cifra (4,8 l/100 km). Un coche pequeño diésel… pero ojo, que el nuevo Citroën C3 BlueHDI 75 Shine 16″ consume 5,2 l/100 km… con una potencia y dotación menor.
  • La divergencia en diésel es mayor que en gasolina. Alcanza nada menos que un 46,35% en diésel, mientras que en gasolina se queda en un 39,3%.
  • El Start&Stop apenas reduce consumos en la conducción diaria. Eso es así.
  • Los motores de gasolina pequeños turboalimentados (en este caso los 1.2 Puretech) “mienten” más a medida que nos los encontramos en carrocerías más voluminosas. Ejemplos de ello son el Gran C4 Picasso Puretech 130 S&S Shine 17″, en el que la divergencia alcanza el 48% (7,4 l/100 km de consumo real frente a 5,0 l/100 km el homologado)… o el Peugeot 3008 1.2 Puretech Allure 18″, en que alcanzan un 49%. (7,6 frente a un 5,1 homologado).
  • En este sentido, observamos cómo las carrocerías SUV son nefastas para los consumos reales. Un par de ejemplos. El Peugeot 3008 y el 308 SW con motor 1.2 Puretech homologan 5,1 y 4,8 l/100 km respectivamente. Mientras el primero se desvía un 49%, el segundo lo hace “sólo” un 43%. Idéntico en diésel (con motor 1.6 BlueHDI 120 CV se dispara un 50%, anuncia que consume 4 litros y en realidad gasta 6. Ocurre lo mismo con el Peugeot 2008 y el 2008 con motor 1.6 BlueHDI 100 Manual con acabado Allure. El utilitario consume 4,8 l/100 km y el SUV 5,2 en condiciones de homologación, un 37,1% más en el caso del primero (homologa 3,5 litros) y un 40,5% más en el segundo
  • El acabado no influye apenas en el consumo. A veces, como el caso del DS 5 BlueHDI 180 CV EAT6 con 17”, consume lo mismo: 6,5 l /100 km (con los acabados Performance Line, Sport o Style). Anuncia apenas 4,4 l/100 km, por lo que la desviación, en este caso, sí que es amplia.
  • Ojo con el cambio automático. Hemos visto motores con cambio en los que también se dispara, pero no podemos afirmar con rotundidad que la transmisión es la culpable al no disponer de muchos datos comparativos. El único caso que hemos visto es el C4 BlueHDI 120 S&S Shine 18″. Con cambio manual su consumo es de 5,6 l/100 km. Con el automático, medio litro más, 6,1 l/100 km. La divergencia con los homologados (3,8 y 3,9 l/100 km respectivamente) varía 9 puntos (de un 47,37% a un 56,41%).
  •  Apenas vemos diferencias cuando cambia la carrocería. Lo observamos en el DS 3 Puretech 110 S&S Sport 16”. Consume 5,9 l/100 km  con carrocería sedán y 6,0 el cabrio (ambos homologan, eso sí, 4,5 l/100 km). También en el Peugeot 508 2.0 BlueHDI 180 Aut Allure 17”. Consume 6,4 l/100 km con carrocería sedán y 6,5 l/100 km con el familiar SW (homologan 4,4 y 4,5, respectivamente).
  • El coche menos mentiroso de los que hemos analizado es el Cactus Puretech 82 manual con acabado Live 16″. Homologa un consumo de 4,6 l/100 km y en realidad ha gastado en estas pruebas un 5,8 l/100. La divergencia es de apenas el 25,5%. El más mentiroso es el C4 BlueHDI 120 S&S EAT6 Shine 18“ 6,1 l/100 km. Mientras que homologa 3,9 l/100 km, gasta nada menos que 6,1 l/100 km (un 56,41%).
  • Si te compras un deportivo, hazlo por prestaciones y sensaciones, no por consumos. El Peugeot 308 GTI 270 CV con cambio manual y llantas de 19″ homologa 6 l/100 km pero su consumo es de 8,6 l/100, el más alto del medio centenar de coches que hemos analizado (también es el más potente).

 

Estas diez conclusiones (recordamos, con una muestra bastanet pequeña) no suponen tampoco una sorpresa para quienes nos dedicamos a probar coches con frecuencia, simplemente confirman con cifras las sospechaas que encontramos cuando nos subimos a los nuevos modelos.

Es de agradecer este esfuerzo de PSA, por ahora el único fabricante que ha anunciado este tipo de mediciones en uso real. Ayuda al cliente final a tomar decisiones con datos más fiables. En cuanto más marcas se animen (Opel ya ha dicho que lo hará y Volkswagen parece que también), contaremos con más argumentos para decidir qué tecnología es más eficaz sobre el terreno para reducir consumos. Aguardamos ansiosos los próximos datos…

1 COMENTARIO

Deja una respuesta