Como ya te contamos, un grupo de investigadores de la Universidad de West England, en Bristol, ha sabido sacar partido a la necesidad imperiosa de hacer pis y le han dado usos a la orina tan increíbles como generar electricidad. ¿Lo siguiente? Convertir la contaminación en  alcohol que luego puede ser usado como combustible.

Científicos de Tennnessee han descubierto una reacción química que convierte el CO2 en etanol, creando una fórmula sostenible que puede ser decisiva para el medio ambiente. El hallazgo se produjo de forma “casual”, aunque preferimos usar otro adjetivo ya que la investigación científica se acerca más al trabajo duro que a las coincidencias. No obstante, los investigadores estaban buscando cómo a través de reacciones químicas se podía convertir el CO2 en un carburante útil, y se dieron cuenta de que el primer paso para conseguirlo constituía el proceso entero.

etanol

Gracias a nanocatalizadores convierten el dióxido de carbono en etanol, que puede ser usado en los vehículos sin necesidad de modificaciones ya que es ampliamente usado como combustible. Además añade ventajas a otros procesos similares Una vez más la nanotecnología demuestra su capacidad de crear avances significativos: ésta ha permitido que las reacciones fueran muy precisas y con muy pocos contaminantes.

Desde la institución afirman que el proceso es barato, eficiente, escalable y pronto podrá usarse para eliminar grandes cantidades de CO2 de la atmósfera, y demostrar de paso que la inversión en la investigación científica es un pilar fundamental en el desarrollo humano y su supervivencia. De momento los investigadores seguirán mejorando la técnica para hacerla más eficiente.

Puede que a Shell, Chevron, Exxon, Petrobras y un largo etc no les guste esto demasiado. ¿Llegará a implementarse? Estos son los descubridores:

Vía: Road and Track

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta