Todos los europeos amantes del motor sabemos que el primer coche de tracción delantera fue el DKW F1, si bien la fama se la llevó el Traction Avant de Citroën. Eso sí, reconozco que fue toda una sorpresa descubrir cuál fue el coche americano que innovó en este aspecto. Fue el fabricante Cord, una marca de vehículos respaldada por la Auburn Automobile Company, que fabricó coches de 1929 a 1932 y de 1936 a 1937. Poco tiempo, sí, pero suficiente para que el Cord L-29, introdujese en EE.UU. la tracción delantera o el Cord 810/812, los primeros faros escamoteables.

Dos hitos de impresión al otro lado del océano… que recordamos ya que los Cord están a punto de volver. Gracias a la misma legislación que permite a DeLorean construir nuevos DMC-12  o a AC relanzar el Cobra, Cord podrá fabricar una pequeña cantidad de coches nuevos sin tener que someterlos a las pruebas de choque que deben superar los coches modernos para poder ser vendidos.

cord-gto-westchester-1937

La Low Volume Motor Vehicle Manufacturers Act de 2015 (Ley de fabricantes de vehículos de motor de bajo volumen) permite vender hasta 325 reproducciones anuales de un modelo que tenga al menos 25 años. Bajo el capó pueden tener un tren motriz más moderno, certificados por la EPA (Agencia de protección ambiental) como válidos.

¿Quién se ha lanzado a esta aventura? A finales de 2014 la marca como tal fue vendida y el empresario tejano Craig Corbell se fijó en ella para relanzarla. No se ha anunciado nada en concreto, salvo una declaración de intenciones: “Hasta ahora era prohibitivo fabricar estos coches de manera rentable, pero ahora que las costosas pruebas de choque no se requieren para fabricar bajas cantidades de réplicas, cobra sentido”.

El nombre Cord fue propiedad de la familia Pray durante 50 años, y bajo su propiedad se construyeron réplicas sobre varias plataformas, a menudo de General Motors. Corbell pretende tener un nuevo Cord de aquí a un año. Qué modelo rescatará, qué motor empleará y qué tipo de faros montará es todavía un misterio.

Vía: Autoblog

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta