La compañía de componentes eléctricos y tecnología para automóviles Delphi Automotive PLC, está inmersa en un proyecto apasionante: cruzar Estados Unidos de costa a costa en un Audi S Q5 autónomo y sin conductor.

El reto supone atravesar los 5.632 kilómetros que separan el famoso puente Golden Gate de San Francisco en California y la ciudad de Nueva York, donde se espera que llegue para el Salón del Automóvil, justo en el otro extremo del país, aunque por motivos de seguridad no se ha revelado el sitio exacto de su llegada. En cualquier caso, el viaje servirá para recopilar información de gran importancia para el desarrollo de los sistemas de seguridad del vehículo, ya que habrá que pasar todo tipo de climatologías, terrenos y situaciones dispares.

La prueba lógicamente estará bastante controlada, desde dentro y desde fuera del vehículo. A mandos de este Audi SQ5 modificado, irán dos ingenieros del equipo de Delphi, que tomarán el control del vehículo cuando se adentren en las ciudades y se dirijan a los hoteles. El vehículo sólo utilizará el radar y los sensores de cámara, debido a que el GPS y LIDAR no serán necesarios durante la travesía.

Audi-SQ5-Delphi

Una vez que el conductor llegue a la autopista, presionará el botón de conducción autónoma y el coche automáticamente tendrá que lidiar con los cambios de velocidad y de carriles, ya que este AUDI SQ5 es capaz de detectar si está en un flujo de tráfico lento y cambiarse de carril para adelantar a los otros vehículos. Esto representa un paso adelante en las funciones de control de crucero adaptativo y asistentes de cambio de carril que están disponibles actualmente.

No obstante, será un experimento muy valioso con el que se podrá obtener una gran cantidad de información en tiempo real, y se pretende poner a prueba el funcionamiento de varias tecnologías, como cámaras, radares lidar, sistemas de conectividad o GPS. Varios portavoces de Delphi ya han advertido que conducir el vehículo de seis a ocho horas diarias en varias carreteras y en condiciones climatológicas tan distintas, les aportará valiosos datos que pueden ayudar a mejorar la tecnología de cara al futuro.

En esta aventura, que comenzó este pasado 22 de marzo y se espera que llegue a Nueva York el próximo 3 de abril, también entran en juego otros nombres de compañías muy importantes como Mobileye NV, una empresa israelí encargada de la visión del vehículo y la detección previa ante posibles colisiones o la compañía Ottomatika, una empresa nacida de la Universidad de Carnegie Mellon y que se basa en programas de coches autónomos.

Si lo prefieres, puedes ver como va el viaje a través de la cuenta de Twitter que ha proporcionado la propia compañía. En cualquier caso, lo que está claro es que esta prueba será una demostración en el mundo real de lo que se avecina en los próximos años y, todo parece indicar, que en el futuro los coches nos permitirán soltar el volante y quitar el pie de los pedales durante largas travesías en las autopistas y autovías.

Fuente: Cnet,

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta