Reconozcámoslo. Los diseños de los coches actuales son bastante anodinos y todos parecen sacados de un mismo patrón. Pero de vez en cuando algunos valiente cambian el paradigma. Estos ingeniosos creadores decidieron dar un giro a la imagen de su transporte y superar incluso records mundiales:

La cabaña rodante

Una cabaña, generalmente destinada para la vida de campo en un lugar asolado del entorno rural, ha echado a andar o más bien a rodar por la carretera a más de 140 km/h, velocidad con la que se ha convertido en la cabaña más rápida del mundo.

Su dueño, un señor británico de 51 años, la construyó a partir de un modesto Volkswagen Passat, invirtiendo más de 5.000 libras (unos 5.800 euros al cambio actual) y siete meses en ello, más un año y medio de burocracia para conseguir el permiso de circulación. Y, como se puede observar en el vídeo, la espera mereció la pena.

El jacuzzi sobre ruedas

En los meses de julio y agosto este coche sería una gran adquisición para combatir las altas temperaturas. Incluso en inverno sería útil ya que es un jacuzzi rodante que permite conducir mientras los movimientos del agua mecen tu cuerpo de lado a lado cual sardina.

Los inventores son dos jóvenes de Los Ángeles en Estados Unidos que también superaron el record de velocidad pero, en este caso, de la bañera de hidromasaje más rápida. Menos rápida fue la creación de la pecera ya que, después de comprar el coche por 800 dólares (725 euros), tardaron seis años en adaptarlo completamente.

Banana Car

Y si creias que lo has visto todo, llega el coche plátano de la mano de un hombre de Michigan que tenía claro que quería construir un coche en forma de banana y así lo hizo. la idea le vino mientras esperaba en la cola de la gasolinera, vio un plátano encima de un estante y comenzó a imaginar dónde irían las ruedas e incluso los ocupantes.

Con un motor de un Ford F-150 del año 93, este espectacular invento costó más de 25.000 dólares (22.669 euros) que ha pasado a ser una atracción para la vista y para los niños de los colegios en los que este vehículo se expone para su recreación.

El cabrio billar

Muy entretenido sería también para algunos otros el coche con una mesa de billar capaz de circular a más de 160 km/h y equipado con un televisor, una diana eléctrica, un refrigerador y equipo de sonido. El creador de esta recreación andante quería poder jugar al billar en cualquier sitio y lo llevó tan al pie de la letra que la mansión PlayBoy les invitó a participar en una de sus grandes y conocidas fiestas.

Coche de choque

El último de los diseños para regalarse a la vista es este coche de choque a motor que cuenta con toda las condiciones necesarias de un coche. El dueño de 69 años, llamado Tom, descubrió el vehículo por eBay y dudaba si comprarlo o no hasta que la oferta desapareció del portal web para volverse real debajo de su árbol de navidad. Su familia le regalo esta pieza de coleccionista y Tom lo puso a punto para surcar las carreteras británicas.

 

Fuente: Barcroft Cars

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta