Suecia se une a la lucha para reducir la contaminación en el medio ambiente. Más de un tercio de las emisiones que se producen en el país nórdico actualmente se deben al transporte por carretera, y la mitad, en concreto, por el de mercancías. Por ese motivo el país escandinavo se ha comprometido a reducir las emisiones y conseguir un transporte limpio, sostenible y responsable para 2030.

Una de las primeras medidas para reducir emisiones ya se ha puesto en funcionamiento. El país ha inaugurado la primera autopista eléctrica del mundo  que recorre los dos primeros kilómetros de catenaria de una carretera de Estocolmo. Se concreta aquel prototipo de Siemens que conocimos hace unos años.

eHighway

Por ella ya han circulado dos camiones con motores híbridos. Estos dos vehículos recopilarán información durante los próximos dos años para estudiar los resultados de su uso e implementación en el día a día, a modo de laboratorio de pruebas, y valorar si la tecnología eHighway, nombre por el que se la conoce.

El ingeniero jefe de la División de Mobility de Siemens, Roland Edel, asegura : “La eHighway de Siemens es dos veces más eficiente que los motores de combustión interna convencionales”.

¿Cómo funciona la eHighway?

Scania G 360 4x2 with pantograph, electrically powered truck at the Siemens eHighway. Gross Dölln, Germany Photo: Dan Boman 2013

Implantada en la carretera E16 al norte de Estocolmo la primera autopista eléctrica del mundo a lo largo de dos kilómetros que lleva instalada una catenaria elevada que suministrará energía para impulsar y cargar las baterías de los camiones híbridos adaptados.

Los dos camiones que ya han recorrido esta autopista han sido fabricados por Scania con un motor híbrido, diésel-eléctrico, y adaptados por Siemens, que le ha dotado del sistema necesario para conectarse a la catenaria.

Su funcionamiento nos recuerda a los trolebuses, la diferencia es que estos podrán engancharse y desengancharse en movimiento de la zona electrificada gracias a unos pantógrafos retráctiles instalados sobre las cabinas, incluso a velocidades de 90 km/h. Una vez en contacto con la catenaria, el suministro eléctrico desconecta el motor térmico por lo que durante ese tiempo se reduce el consumo de combustible, las emisiones y permite recargar para seguir circulando con energía eléctrica una vez se haya salido de carril eléctrico.

Fuente: Siemens

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta