Hace ya tiempo que Audi coquetea con jubilar a los pilotos profesionales. Si hace un lustro ya logró que un Audi TT subiese a Pikes Peak sin conductor, en octubre de 2014, un Audi RS 7, que recibió el apodo de “Bobby”, completó una vuelta sin conductor en el circuito de Hockenheim al nivel de cualquier piloto, en la que acanzando velocidades de hasta 240 km/h.

Ahora Audi ha presentado la evolución de Bobby. Bajo su capo cuenta con un motor de 560 CV pero (y ojo al dato) es alrededor de 400 kilogramos más ligero que su predecesor. ¿Sensaciones? Qué más da, si está hecho para que vaya solo. El coche controla todas las funciones de conducción: frenar, acelerar o dar curvas, de manera autónoma… y con la máxima precisión.

Audi RS7 piloted driving concept 2015 04

Ver galeria (6 fotos)

Si dudas de sus capacidades, atento a lo que nos cuenta Audi. Esta “segunda generación del Audi RS 7 piloted driving concept se ha puesto a prueba en uno los circuitos más desafiantes del mundo, el Sonoma Raceway en California.

“En Sonoma, llevamos el Audi RS 7 piloted driving concept a sus límites físicos vuelta tras vuelta, y superó el reto con precisión uniforme”, comenta Thomas Müller, responsable de desarrollo de frenos, dirección y sistemas de asistencia al conductor en Audi. “El coche consiguió tiempos por vuelta mejores que los de los conductores de coches deportivos.” El RS 7 completó los 4.050 metros del trazado en 2:01,01 minutos.

Audi RS7 piloted driving concept 2015 05

¿Y para qué sirve esto? Estas pruebas en circuito no tienen como objetivo la competición, sino venderse a gran escala. A principios de 2015, “Jack”, un Audi A7 piloted driving concept, circuló por vías públicas desde Silicon Valley a Las Vegas para asistir al CES (Feria de Electrónica de Consumo). Este mismo prototipo también circuló de manera autónoma por autopistas alemanas a velocidades de hasta 130 km/h. También en el CES (de Asia) en mayo de 2015, los periodistas tuvieron la oportunidad de experimentar la conducción pilotada en el tráfico en Shanghai… donde mostraron un R8 e-tron con estas capacidades, pero que no pasó de la pasarela.

Todas estas pruebas de conducción, en diferentes situaciones y lugares, será la que porporcione la información para producir en serie la tecnología de sensores y procesamiento de datos que controlan el coche.

El objetivo es aumentar la seguridad, ahorrar tiempo y crear coches mucho más eficientes. Y no podía ser otro que el Audi A8 de la próxima generación el que estrenase todos estos sistemas que asuman el control del coche en las maniobras de aparcamiento, o durante los atascos, cuando el vehículo arranca y para de forma continua a velocidades de hasta 60 km/h. De este modo alcanzará a los Mercedes Clase S y al BMW Serie 7 2015… aunque las tecnologías que prepara Daimler ya superan estos objetivos.

Fuente: Audi

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta