En muchas ocasiones seguro que has escuchado las típicas frases como “ya no se hacen coches como antes” o “lo de antes si que eran coches, no los de ahora”. Bueno siempre depende de la suerte de cada uno y de cada coche, nunca se sabe.

De lo que no nos cabe duda es de que nuestro protagonista de hoy (Mike Lomberg) seguro que está muy orgulloso de su coche. Hasta mediados del año 2014 fue propietario de un BMW E30 318i al que llamó Percy. Sus amigos sometieron al coche a un reto muy especial, cruzar el continente africano de sur a norte, y llegar a Europa desde Sudáfrica.

bmw-318i-viaje-africa-europa2

El coche antes de empezar el reto tenía medio millón de kilómetros recorridos, sumados a los más de 18.000 km que todavía le quedaban por delante. Probablemente dirás que no son tantos kilómetros, pero si tenemos en cuenta que el coche tenía más de 24 años de antigüedad y que su motor era gasolina (dura menos que el diésel, en teoría), la hazaña era mayor.

Su motor de 100 CV no tenía ningún tipo de modificación, no contaba con la tracción total xDrive ni las suspensiones estaban preparadas para rodar fuera de asfalto. Todo un ejemplo de superación del coche alemán que debía motivar a Mike, que tras un accidente había quedado en silla de ruedas de por vida.

bmw-318i-viaje-africa-europa3

Los tres amigos de Mike se pusieron en marcha, en Ciudad del Cabo, el 4 de abril de 2014. La ruta debía transcurrir por 17 países, con el objetivo de alcanzar Munich (ciudad de origen del coche) en aproximadamente tres meses y medio. Tras Sudáfrica, atravesarían Botsuana, Zimbabue, Zambia, Malaui, Tanzania, Kenia, Etiopía, Sudán, Egipto e Israel, antes de dar el salto a Europa, y hacer lo propio en Grecia, Serbia, Macedonia, Hungría, Austria, y finalmente Alemania.

El reto reunió paisajes espectaculares a la vez que distintos, se pasó por distintas culturas y continentes. Un reto muy complejo que esconde una gran historia de superación.

bmw-318i-viaje-africa-europa

Pasaron 105 días desde el 4 de abril y el viaje desde Ciudad del Cabo hasta Munich llegó a su fin. El equipo llego a tiempo para cumplir el objetivo de entregar el 318i para su reciclado en la planta de Munich. Allí tuvieron la oportunidad de ver el proceso de reciclado de un automóvil. De esta manera entran dudas sobre si reciclar o no un BMW serie 3 con tanta historia. El final no te lo desvelamos para no quitarle emoción al vídeo que te traemos a continuación. Tan solo una frase motivadora para terminar: El éxito en la vida no se mide por lo que logras, sino por los obstáculos que superas”.

Fuente: BMW
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta